Google

lunes, 13 de agosto de 2007

LA POSIBILIDAD DE LA ORACIÓN

3.- Creyendo, como yo lo hago, que hay un “parentesco” entre nosotros y D’s, no pretendo entender o comprender las leyes de la influencia que se extienden entre el Divino Padre y el humano hijo. Tengo un sentimiento como si las influencias espirituales fueran constantemente servidas desde la fuente infinita, la cual nunca se empobrece a pesar de todo lo que da. Como los rayos del sol pasan por diferentes sustancias en diferentes grados, y a través de algunas sustancias, no de todas, tengo el sentimiento como si los rayos espirituales y las influencias de la fuente divina hicieran su camino en diferentes grados hacia diferentes almas, y no todas las almas. Las ventanas de algunas quizás están casi cerradas. Las ventanas de otras solamente tienen unas pequeñas rendijas y grietas abiertas. En algunos momentos, los momentos de la oración, estas rendijas y grietas pueden abrirse un poco más, y un poco más de la luz de D’s puede entrar en ellas.