Google

viernes, 21 de diciembre de 2007

PARASHA VAYIJI por Rav Peter tarlow


Ya que dedicamos la sección semanal de la semana pasada a la fiesta de Janucá, esta semana estudiamos las últimas dos secciones semanales del Libro de Génesis.La penúltima se llama "VaYigash" y la van a encontrar en Génesis 44:18 - 47:27. La última se llama "VaYiji" y empieza en el capítulo 47:28 y va hasta el fin del libro: 50:26.


Por lo general no se estudian estas dos secciones semanales juntas, pero al leerlas una al lado de la otra las vemos en una luz diferente. Hasta sus nombres nos enseñan algo profundo sobre el significado de Génesis. El Libro de Génesis trata de la vida, su creación, sus horrores, sus altibajos. VaYigash significa "acercamiento y enfoque a un problema" y aunque su tema principal trata de la vida de Yosef/José (cuyo nombre significa: haber de ser continuado) refleja la idea que la vida de José paralela la vida en sí misma. La vida para José, como es para muchos de nosotros, era como una montaña rusa, es decir una serie de éxitos y desafíos, de fracasos y de renovaciones. José vivió la vida a la máxima, desde sus días como un hijo mimado y predilecto hasta un esclavo, desde un prisionero hasta uno de los hombres más poderoso de la historia humana.


La segunda parashá (o sea la última de Génesis) se llama "VaYiji" (Vivir). Irónicamente termina este libro de la creación con la muerte (de José) pero hasta la muerte nos enseña de las bendiciones. Nos enseña que todos nosotros definimos la vida por los papeles que hacemos en la creación continua y en la manera que elegimos vivir. Leídas juntas estas dos secciones finales de Génesis nos dicen que aunque no nos dio la decisión de nacer o morir, elegimos las acciones entre estos dos puntos claves. ¿Cómo elegimos abordar la vida? ¿La abrazamos o huimos de ella? Elegimos ser las víctimas de la vida o verla como una serie de bendiciones?


Tal ves esta idea sea mejor comprendida por las palabras últimas de José a sus hermanos: "VaYomer aleheim Yosef: al tira'u ki hatajat Elohim ani? V'atem jashavtem ali ra'ah Elohim hashv-ah l'tovah l'maan asah ka'yom ha'zeh l'hajyot am-rav/Yosef les decía: No temáis, ¿Estoy en el lugar de D'ós? Es verdad que me pretendieron hacer daño (malo) D'ós usó (vuestras acciones) por lo bueno, para que sobreviviere la nación."


José pudiera haber tenido mucha cólera contra sus hermanos, pero en vez de la cólera escogió ver lo bueno en el lugar donde hubo lo malo. Reconstruyo su vida y creó bendiciones donde antes había el dolor. Este primer libro de la Biblia nos enseña que nuestro papel es ser una parte de las soluciones en vez de crear los problemas, irse del pesimismo y abrazar la esperanza. Puede ser que esto es el desafío máximo a cada uno de nosotros del Libro de Génesis. ¿Que opinan Uds.?


Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M

Reflexión diaria

La mejor manera de cambiar tu dolor es cambiar tu comportamiento a la modalidad de compartir.
Al canalizar tu dolor para ayudar a los demás, puedes atraer una Luz espiritual tremenda a tu vida. Si te entretienes en tu propio dolor, aun si éste es justificado, te hundirás más en la depresión y el miedo.
Hoy, encuentra maneras de compartir con aquéllos que están en situaciones similares o peores que la tuya. Así es como te sales de tu dolor.

jueves, 13 de diciembre de 2007

PARASHAT poe Rav Peter Tarlow


Se conocen muchas de las tradiciones de la <> o sea, la fiesta de Janucá. Por ejemplo, casi cada niño judío sabe que las letras en el sivivón (peonza) representan las palabras hebreas <> También casi todos conocen las varias versiones de la historia de la fiesta o por qué consumimos alimentos fritos como latkes (pan queques de papas) o sufganiot (dónuts fritos y rellenos de jalea).


La fiesta gira alrededor de la Jaunkiá (candelabro de 8 ramas) y que ésta representa la luz, Sabemos que aumentamos la luz de la Janukiá para recordarnos que hasta en los días más obscuros la verdad y la justicia pueden iluminar nuestra senda por la vida. Aunque hay mucho escrito sobre el significado espiritual de la luz casi no hay nada escrita acerca de lo que cada vela nos significa.


Porque ignoramos el significado de cada vela, abajo van a encontrar mi interpretación personal de cada vela. ¿Cómo las interpretarían Uds.?La vela "shamash" me representa más que la herramienta por la cual encendemos las otras velas. También me enseña que no se realiza nada si no hay gente dispuesta a trabajar.


La vela "shamash" es el "hacedor" la que hace llevar a cabo todo.


1) La 1ª vela de Janucá me representa la unidad nacional. Janucá tiene lugar cuando el mundo aparecer estar lleno con la oscuridad de temor. Esta vela nos recuerda que sin la luz de unidad nacional no podemos realizar nada.


2) La 2ª vela me representa la lucha contra la soledad, la necesidad de la familia y la amistad y todo lo que agradan a nuestra vida.


3) La 3ª me representa la lucha contra la exclusividad. Me dice que es nuestro deber incluir a todos en el milagro de la libertad y la luz de la esperanza.


4) La 4ª vela me enseña que la libertad es algo caro. En la misma medida que el tema de Pésaj (Pascua) es la libertad del pueblo (el número principal de Pésaj es 4, es decir 4 hijos, 4 copas de vino, 40 años en el desierto)así esta vela nos recuerda que un tema de Janucá es que la libertad es preciosa.


5) La 5ª me representa la necesidad por la educación y el respecto para la ley. Hay 5 libros en la Torá y sin nuestra dedicación a la educación, la sociedad no puede existir. (Noten que la palabra para educación (jinuj) y dedicación (janucá) se derivan en hebreo de la misma raíz verbal)


6) La 6ª me representa que el trabajo divino nunca se termina; que somos los socios de D'os y es nuestra tarea tratar de reparar el mundo en que vivimos.


7) La 7ª me representa un sentido de regalar. D'ós regaló a Israel el concepto de Shabat (día sabático) y así nos enseñó que la vida se compone de más que el trabajo, que la vida es el regalo más precioso de todos. Cómo damos a los otros nos define como seres humanos.


8) La 8ª y última me representa la esperanza y a la vez, la advertencia. Con esta vela hemos rellenado la Menorá y hay luz y esperanza. También nos dice que el pesimismo es una forma de egoísmo que puede apagar las luces del optimismo de Janucá. La 8ª vela nos recuerda que el judaismo trata de la esperanza eterna de hacernos los socios de D'os en el acto eterno de crear un mundo de la justicia y de la paz. Es nuestro deber llevar la luz d bondad cada día a nuestra vida. Al practicar esto: ¿No será ésto el milagro moderno de Jaunucá? ¿Qué les parece? ¿Qué les representan las 8 noches y velas de Janucá?

LA REALIDAD, ¿ES REALMENTE COMO LA PERCIBIMOS? por rav Michael Laitman

Parecería obvio que la realidad es todo aquello que vemos a nuestro alrededor: casas, personas, el universo entero Lo que podemos ver, tocar, oír, degustar y oler. Pero ¿es realmente esto?
Es de mañana. Abres los ojos y te estiras. Es un nuevo día, el sol brilla y los pájaros cantan. Pero dentro de ti, sientes que algo no está bien. Despertaste del lado equivocado de la cama y lo menos que quieres hacer es levantarte. No obstante, recuerdas que ayer fue un día perfecto; sabías que sería formidable desde el momento mismo que despertaste, y te fue de maravilla el día entero. Y hoy, ni siquiera deseas salir de la cama.
¿Qué fue lo que cambió? ¿Cambió la realidad? ¿O cambiaste tú?Según la Cábala, la imagen del mundo que conocemos es, de hecho, inexistente. Es decir, el mundo es un fenómeno" que percibimos los seres humanos. Es la reflexión de los grados de equivalencia entre los atributos del individuo y los de la fuerza que se encuentra fuera de él, la fuerza de la Naturaleza, el atributo de amor y otorgamiento absolutos.
En otras palabras, los grados de equivalencia entre los atributos del ser humano y los de la Naturaleza es lo que el hombre percibe como el mundo".
¿Qué nos quieren decir con esto? Echemos mano de un receptor de radio para hacer una demostración. Las emisoras constantemente están transmitiendo, pero sólo las escuchamos cuando nos sintonizamos con la estación en una cierta frecuencia. ¿Cómo capta el receptor la señal? Genera una frecuencia interna idéntica a las ondas sonoras en el aire.
Así pues, la radio capta la transmisión sólo después de haber cambiado la frecuencia en su interior, a pesar de que las ondas sonoras siempre estaban allí.
Los cabalistas dicen que percibimos la realidad de nuestro entorno exactamente de la misma forma, conforme a la frecuencia" que generamos en nuestro interior.
En otras palabras, la realidad que nos rodea depende totalmente de nuestras condiciones internas. Por consiguiente, únicamente nosotros podemos cambiarla.
¿Desconcertados?
Nuestra vida está dentro de nosotros
Con el fin de comprender la manera en que percibimos la realidad, imaginemos al ser humano como una caja cerrada con cinco aperturas": los ojos, las orejas, nariz, boca y manos.
Estos órganos representan nuestros cinco sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Percibimos la realidad a través de ellos.
El rango de tonos que podemos oír, lo que podemos ver y demás, dependen de la percepción de nuestros sentidos.
Para ejemplificar lo anterior, demos un vistazo al funcionamiento de nuestro sistema auditivo. Primero, las ondas de sonido llegan hasta el tímpano y lo hacen vibrar. Las vibraciones mueven los huesos del oído medio, que envían la señal al cerebro. Ahí la información recién llegada se compara con la que ya existe en nuestra memoria. Basándose en esta comparación, el cerebro forma una imagen del mundo que parece existir frente" a nosotros. Este proceso crea el sentimiento que vivimos en un lugar" específico, pero este sitio se encuentra realmente dentro de nosotros. En otras palabras, todo el proceso se desarrolla internamente. Y los demás sentidos funcionan exactamente igual.
¿Entonces, qué es lo que verdaderamente percibimos? Sólo nuestra reacción interna a un estímulo externo, y no lo que realmente se encuentra afuera. Estamos encerrados dentro de nuestra caja", por lo que no podemos decir con certeza lo que hay en el exterior.
Nuestras imágenes de la realidad son las que han estructurado nuestros sentidos junto con la información acumulada en el cerebro. Hace algunos años, la ciencia descubrió que el estimular eléctricamente al cerebro nos podía hacer sentir como si estuviéramos en cierto lugar y situación.
De hecho, los científicos que estudian la naturaleza saben que cada una de las criaturas percibe el mundo de una manera diferente.
En relación al ser humano, el gato puede ver en la oscuridad seis veces más; el sentido del oído del perro es mucho más agudo y sensible por lo que puede escuchar los sonidos antes que nosotros.
El ojo del hombre está adaptado a una longitud de onda que va desde el púrpura hasta el rojo. Es por eso que no vemos el violeta, que tiene una longitud de onda menor al púrpura. Sin embargo, las abejas pueden percibir la radiación ultravioleta y localizar diversos tipos de flores.
Estos ejemplos nos muestran que si los humanos tuviéramos otros sentidos, su percepción de la realidad sería totalmente diferente. Todo depende exclusivamente del cambio de nuestras cualidades internas. Por esta razón, el propósito de la ciencia de la Cábala es mostrarnos que al transformarnos (y hacerlo rápidamente en el transcurso de una vida) empezamos a trascender nuestra existencia terrenal.
El cuerpo permanece aquí y seguimos viviendo nuestra vida usual con nuestra familia, hijos, el mundo y la sociedad; pero además de todo esto, percibimos la Realidad Superior.Más sobre percepción de la realidad, la próxima semana.

viernes, 30 de noviembre de 2007

PARASHÁ VAYESHEV rav Peter Tarlow


Se llama la parashá para esta semana "Vayeshev". Empieza en el Libro de Génesis 37:1 y sigue hasta Génesis 40:23. El temario principal para esta sección semana trata de las historias famosas de José y su arrogancia y los celos provocados por su Ktonet-pisim (significa "bata/túnica de rayas" y a veces traducida como su "Túnica de Seda.").


No cabe duda que en la misma manera que Jacobo necesitaba transformarse desde un joven arrogante y difícil en un ser espiritual, también su hijo predilecto, Yosef (José) tendría el mismo desafío. Es decir que como un joven, José también era arrogante y egocéntrico. Yosef era un joven precoz e inteligente pero también arrogante y difícil. El texto nos deja como una pregunta abierta si los defectos de su personalidad existían a causa del favoritismo de parte de su padre Jacobo o eran simplemente parte de la naturaleza de su ser.


Se puede leer estas primeras historias acerca de la vida de José como retratos biográficos de familia. No obstante, otra interpretación del texto es ver cada hermano representando visiones distintas (lo que se llama en alemán: Weltanschauung) de la misión nacional e histórica de Israel. Visto de esta perspectiva, José representa una visión en que el pueblo judío está abierto a las corrientes culturales del mundo. Vemos un José que interactúa con el mundo y en sus interacciones con los otros también él les enseña algo de la sabiduría de Israel. En oposición, su hermano Juda (Yehuda) representaba una misión completamente diferente. La visión de Juda era proteger lo distinto de Israel, de separarnos del mundo y establecer "lo nuestro".

Este conflicto entre "hermanos" representa el conflicto sociológico que acontece cuando quiera dos pueblos se encuentran y por supuesto ha sido hasta hoy parte de los conflictos internos de nuestro pueblo. ¿No eran los Hasmoneans (de Janucá) los herederos de la visión de Juda? Para desafiarnos aún más ¿No hay ventajas y desventajas en las dos visiones o puntos de vista?


En lo postivo, el "Weltanschauung" de José produzca un sentido de apertura al mundo y permite que las culturas distintas se fecunden/se aprendan una de la otra. En lo negativo, su punto de vista resulte en la asimilación y hasta en la esclavitud. En cambio, el punto de vista más nacionalista de Juda provea la creatividad, y el desarrollo nacional pero a la vez provoque el aislamiento político y social.


La parashá para esta semana nos recuerda que en la misma medida que José y Juda eran hermanos de la misma familia, nosotros también debemos encontrar las maneras de unir e integrar estos dos visiones tan distintas de nuestro papel en la historia del mundo. ¿Cómo creamos el equilibrio entre lo distinto y lo universal, la particularidad y las interacciones con los otros? Estas son las preguntas que hemos hecho en cada generación, desde la época de esta parashá hasta la nuestra. Son no solamente nuestras preguntas pero en una época de integración entre naciones nos hacen la pregunta cómo mantenemos la belleza de cada cultura en un mundo de globalización económica. En el pasado la repuesta ha sido guerras civiles, ¿Será esta vez diferente?


Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M

domingo, 25 de noviembre de 2007

REFLEXIÓN DIARIA


Todos tenemos un área en nuestras vidas donde tenemos problemas practicando la auto- restricción. Para algunos, es fácil ser espiritual en la casa pero cuando se refiere al trabajo, eso es una historia diferente. Para otros, el tenerle tolerancia a extraños es fácil pero cuando se trata de nuestra familia, no podemos dejar de reaccionar.
Hoy, enfócate en el área donde tienes mayores problemas para ser proactivo. Hay mucha presión saludable en estos momentos para cambiar tu naturaleza, así que si haces el compromiso de trabajar en ello, vas a ver increíbles milagros en tu vida.

viernes, 23 de noviembre de 2007

PARASHÁ VAYISHLAJ por Rav Peter Tarlow


La parashá para esta semana se llama "VaYishlaj/El envió". La van a encontrar en el Libro de Génesis: 32:4-36:43. El tema de esta sección semanal trata del crecimiento espiritual de Jacobo. Quizás la historia más famosa de esta parashá trata de la lucha entre Jacobo y el "ish". La palabra hebrea "ish" es una palabra muy compleja y complicada, y difícil de traducir. Significa: un mensajero divino, o un hombre o hasta "sí mismo." ¿Conta quién luchaba Jacobo: contra un ángel, contra otro hombre o contra sí mismo? Simplemente no lo sabemos. ¿Emplea el texto una palabra ambigua porque prefiere que ignoremos su significado?


Notamos en este texto que por una segunda vez en la vida de Jacobo vemos un hombre que "agarra" al otro. La primera vez que nos fijamos en este acto de "agarrar" fue durante su nacimiento. Facilitó su entrada en el mundo por agarrar el talón de su hermano. Ahora agarra al "ish" y no permite que salga sin darle (a Jacobo) su bendición (32:27). ¿Que nos enseña este acto de agarrar? ¿Vemos el desarrollo espiritual de una persona que dependía de la bondad ajena llegando a la comprensión que debería aceptar la responsabilidad por sus propias acciones futuras?


Otra interpretación posible sea que el personaje de Jacobo nos presenta con una gran paradoja: ¿Cómo confiamos en la bondad de D'os y a la vez aceptamos que deberíamos ser lo más auto-suficientes que sea posible? ¿Ser auto-suficiente significa ser egoísta o narcisista? ¿Hasta que punto confiamos en el otro y hasta que punto confiamos en nosotros mismos?

Repasando la vida de Jacobo vemos un hombre que empezó la vida siendo maquinador. Ahora en el punto de volver a reunirse con su hermano por cruzar el Río Yabuk, conocemos otro Jacobo, tanto en su vida física cuanto en su vida espiritual. Ya es un hombre que se da cuenta de la necesidad de crear un equilibrio entre la auto-suficiencia y lo espiritual. Sabe que necesita a D'os no para resolver sus problemas sino para ser su Pauta espiritual, su Eternidad constante en un mundo cambiante e inestable. ¿Representa su lucha con el "ish" su nueva comprensión? ¿Ya sabe él que todos necesitamos un equilibrio entre lo cotidiano y lo espiritual?


En esta parashá notamos que en la lucha entre el sentido de auto-conocimiento y del "conocimiento del otro" en la vida, que Jacobo se da cuenta que D'os estaba "en dondequiera que lo buscara." ¿Es por eso que cambiaron su nombre desde Jacobo ("agarrándose al otro") para Israel (Yisrael: que significa: "luchando con lo espiritual y lo divino")?


Desde este punto en el texto hasta su fin, hay dos temas predominantes, el tema del "yo" en comparación con "lo nosotros" y la cuestión filosófica de cómo resolvemos la lucha entre el sentido del "sí" y del "otro" y entre lo tangible y lo espiritual. La manera que respondemos a estos desafíos nos dice mucho acerca de nuestro propio ser y carácter.
Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M

lunes, 19 de noviembre de 2007

La vida de Rabí Isaac Luria (El Santo ARÍ) -el cabalista más importante del siglo XVI y uno de los más influyentes personajes en la historia y evolución de la sabiduría de la Cábala- está envuelta en misterio y leyendas.Nació en Jerusalén en 1534 y falleció a la temprana edad de treinta y ocho años, tras caer enfermo por una epidemia en el verano de 1572.A los ocho años perdió a su padre y su familia quedó desamparada. Desesperada, su madre se llevó al joven Isaac a vivir con su tío en Egipto, donde permaneció muchos años hasta su llegada a Safed.Siendo joven, solía encerrarse en su habitación durante horas, incluso días, sumergido en el estudio de El Libro del Zohar, el más importante libro de Cábala, tratando de entender sus sutilezas. Las leyendas describen cómo el ARÍ fue merecedor de la revelación de Elías” (una revelación espiritual única), y que estudió El Zohar de él”. Para el ARÍ, El Libro del Zohar era el mundo entero. Safed, capital de los estudios cabalísticos en el siglo XVI, atraía muchos asiduos, además, por estar situada en el área del Monte Merón, donde yacen los restos de Rabí Shimon Bar Yochai, autor de El Libro del Zohar. El año que el ARÍ abandonó Egipto y fue a Safed, un crudo invierno golpeó Egipto. Lluvias torrenciales provocaron inundaciones y el Nilo desbordó sus riberas, dejando las ciudades bajo un manto de lodo y agua. Cuenta una leyenda que en una de las noches más tormentosas de ese temible invierno, el profeta Elías se reveló al ARÍ. Éste, según dicho relato, le dijo: ``Tu fin está cerca. Vete de aquí y lleva a tu familia a la ciudad de Safed, donde eres esperado con ansias. Allí encontrarás a tu discípulo, Jaim Vital, a quien transmitirás tu sabiduría, nombrarás como tu sucesor, y quien tomará tu lugar”''.Elías también le reveló al ARÍ: ``Tan sólo viniste a este mundo para corregir el alma de Rabí Jaim Vital, ya que esta alma es preciada”''. Así, en el año 1570, en pleno invierno, el ARÍ fue a Safed. Tenía treinta y seis años, y le quedaban dos de vida.
Revolucionario y cabalistaLos cabalistas ocultaron la sabiduría de la Cábala durante 1.500 años antes del ARÍ. Se levantaban a media noche, encendían una vela y cerraban las ventanas para que sus voces no se oyeran fuera. Abrían reverentemente los libros de Cábala y se sumergían en ellos, tratando de desentrañar las verdades ocultas. Su estudio era secreto, enseñado a puerta cerrada. Los cabalistas temían que éste fuera mal interpretado. La generación, afirmaban, no está lista todavía”.La humanidad esperó muchos siglos al maestro adecuado para abrir las puertas de la sabiduría de la Cábala al público. Finalmente, con la llegada del ARÍ a Safed y la consiguiente exposición de El Libro del Zohar, se dio la pauta para revelar los secretos de la Cabalá entre las masas.Es difícil dimensionar la importancia y estatura del ARÍ; en apenas año y medio, dejó una profunda huella en la historia del pensamiento cabalístico, aún sin escribir una sola palabra, ya que todos sus conocimientos fueron transmitidos a través de Rabí Jaim Vital, primer estudiante del ARÍ y único sucesor, quien a su vez fue incapaz de publicar todos sus escritos mientras vivía. Fueron elaborados por sus parientes y estudiantes en los siglos posteriores. Entre los primeros escritos de Rabí Vital se encuentra el libro Etz Jaim (Árbol de la Vida), que presenta las enseñanzas cabalísticas del ARÍ en un estilo claro y simple. Otra notable publicación es Ocho Puertas, una serie de ocho libros que describen entre otras cosas el concepto de reencarnación.Cuando el ARÍ llegó a Safed, organizó un grupo de cabalistas conocido como ``Los cachorros del León”'', incluyendo a algunos de los más ilustres de la época: Rabí Shlomo Elkabetz, compositor de la famosa canción Lejá Dodí (Ve, mi amado), y el gran cabalista Rabí Moisés Cordovero (el Ramak), quien es considerado el primero en reconocer la grandeza del ARÍ, además de ser su amigo y estudiante.Antes de fallecer, el Ramak dijo a sus estudiantes: ``Sabed que hay un hombre, aquí sentado, que se elevará tras de mí e iluminará los ojos de esta generación con la sabiduría de la Cábala en mis días, los canales estaban bloqueados... y en sus días, los canales serán revelados... y sepan que es un gran hombre, una chispa del Rashbi (Rabí Shimon Bar-Yochai)''”.Parece que el Ramak tenía al ARÍ designado como su sucesor, e instruyó a sus estudiantes que lo aceptasen como maestro. El ARÍ fue el precursor de una nueva era humana y espiritual. No sólo uno de los grandes cabalistas, sino el primero a quien se le dio permiso desde lo Alto” para revelar la sabiduría de la Cábala a las masas. Su habilidad para transformar la Cábala de un método para unos pocos escogidos a un método para todos, le convierte en un gigante por siempre.Hoy día, muchas almas ya están listas para la elevación espiritual, y gracias a la Cabalá Luriánica, -el método legado por el Santo ARÍ-, podrán alcanzar la Meta para la cual fueron creadas.

LA JUSTICIA SOCIAL EN LA VISIÓN JUDÍA por Adolfo Roitman (Semanario Aurora)

Unas semanas atrás se celebró en todo el mundo, y con particular énfasis en los países de América Latina, el cuadragésimo aniversario del asesinato de Ernesto ``Che'' Guevara en la selva boliviana. Tras su muerte, su figura se ha convertido en un símbolo de alcance mundial. Para sus simpatizantes, un verdadero héroe que representa la lucha contra las injusticias sociales, mientras que para sus detractores, un asesino en masa o guerrillero. Más allá de la polémica en derredor de su figura, no hay duda de que el ``Che'' se ha transformado en uno de los grandes íconos culturales del siglo XX, y su imagen, en una de las más re-producidas en todo el mundo.Como la sociedad latinoamericana en general, también los judíos latinoamericanos han sentido, y aún sienten, una verdadera fascinación por la dimensión cuasi-mitológica de su personalidad. Sin embargo, ello no debe llamarnos la atención. Desde los comienzos mismos del socialismo y del comunismo, como lo fue en el caso de Ber Borojov o de la Asociación de Trabajadores Judíos (Bund), los judíos mostraron una particular inclinación por estas ideologías. ¿Por qué este interés tan profundo de los judíos en la justicia social?
Para contestar a dicha pregunta es necesario volver a las fuentes de la civilización judía. Ya que en la Torá, el libro fundacional, el tema de la justicia social juega un rol central en su legislación.
Un ejemplo claro en este sentido es el concepto del descanso semanal o Shabat. El pueblo de Israel fue el primero en la historia humana que elaboró dicha institución, destinada a liberar al hombre (a todo hombre, sin exclusión alguna) de sus obligaciones laborales por un día: ``No hagas trabajo alguno en ese día, ni tampoco tu hijo o tu hija, ni tu esclavo o tu esclava, ni tu buey, ni tu asno, ni ninguno de tus animales, ni el extranjero que vive en tus ciudades, para que tu esclavo y tu esclava descansen igual que tú`` (Deuteronomio 5:14). Otra muestra del interés del legislador israelita por la justicia social lo vemos en otras regulaciones ``revolucionarias'' para la época, como ser el diezmo trienal (Deuteronomio 14:28-29) o el año sabático (Deuteronomio 15:1-11).
Según el gran filósofo judío Martin Buber, ``los primeros socialistas fueron los profetas''. Y ciertamente, cuando leemos los oráculos y discursos pronunciados por Isaías, Amós y Jeremías, no podemos dejar de sentirnos afectados por su denodada lucha en favor de los desclasados sociales. Sin duda, todavía hoy las palabras del gran profeta anónimo conocido como el Segundo Isaías (siglo VI a.e.c.) no han perdido vigencia en nuestros días: ``¿Creéis que el ayuno que me agrada consiste en afligirse, en agachar la cabeza como un junco y en acostarse entre ásperas ropas, sobre ceniza? ¿Eso es lo que vosotros llamáis ayuno y día agradable al Señor? Pues no lo es. El ayuno que a mí me agrada consiste en esto: en que rompas las cadenas de la injusticia y desates los nudos que aprietan el yugo; en que dejes libres a los oprimidos y acabes con toda tiranía; en que compartas tu pan con el hambriento y recibas en tu casa al pobre sin techo; en que vistas al que no tiene ropa y no dejes de socorrer a tus semejantes'' (Isaías 58:5-7).
Esta pasión denodada por la justicia social presente en los profetas tuvo su continuidad en otros períodos de la historia judía. Uno de los grandes luchadores en pro de los desclasados fue sin lugar a dudas Jesús el Galileo. Este profeta apocalíptico trajo un mensaje de esperanza a los judíos de su época, principalmente a los desposeídos y marginados sociales: ``Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios'' (Lucas 6:20). Su interés genuino por los carenciados no lo llevó, como algunos lo interpretan hoy en una lectura ``tercermundista'', a encabezar una revuelta social. Sino, por el contrario, el Jesús histórico habría promovido una ideología de carácter pietista, según la cual es recomendable no acumular bienes sino venderlos y hacer limosnas (Lucas 12:33-34).
También la secta judía de los esenios, un movimiento existente en la tierra de Israel durante la época greco-romana (siglos II a.e.c.-siglo I e.c.), sintió una particular atracción por la vida sencilla, desprovista de lujos y riquezas. Pero a los efectos de contrarrestar la injusticia social de la época, y la brecha existente entre pobres y ricos, concibieron un modelo novedoso de vida. Según nos lo cuenta el historiador judío Flavio Josefo: ``desprecian la riqueza y practican entre ellos un maravilloso espíritu de comunidad. Ninguno de ellos es más rico que otro. porque su ley prescribe que los adherentes de su secta deben entregar todos sus bienes a la corporación, de modo que no hay entre ellos ni las estrecheces de la pobreza ni la vanidad de la riqueza; la comunidad de los bienes da a todos un patrimonio único, como si fueran hermanos'' (La guerra de los judíos II).
Como puede verse entonces, muchos siglos antes del socialismo europeo y de la aparición de los kibutzim, ya los esenios, como naturales herederos de la tradición bíblica, habían desarrollado una nueva estrategia destinada a paliar las injusticias sociales, en un mundo en el cual no existía el ``Seguro Nacional'' o el ``Ministerio de Bienestar Social''. Este nuevo concepto de comunidad tuvo un enorme eco en la época, y seguramente por ello el modelo esenio tuvo un fuerte impacto en otro movimiento de la época: los primeros cristianos. Según nos lo cuenta el autor de Hechos de los Apóstoles (el mismo autor del Evangelio de Lucas): ``Todos los creyentes vivían unidos y tenían todo en común; vendían sus posesiones y bienes y repartían el precio entre todos, según la nece-sidad de cada uno'' (2:44-45).
Lamentablemente, el tradicional interés judío por los necesitados y desclasados ha dejado lugar a un capitalismo feroz y cruel en el Israel actual, inspirado por modelos macro-económicos carentes de sensibilidad social. El equilibrio del Presupuesto Nacional y de la Balanza de Pagos se convirtieron en valores supremos, olvidando que la riqueza está destinada a mejorar la calidad de vida, y no a destruirla.
Ha llegado el momento de recuperar el sentido por la responsabilidad social, y en vez de preocuparnos por las cuestiones rituales o formales del judaísmo, sería más apropiado tomar en serio las palabras inspiradoras del profeta: ``Si haces desaparecer toda opresión, si no insultas a otros ni les levantas calumnias, si te das a ti mismo en servicio del hambriento, si ayudas al afligido en su necesidad, tu luz brillará en la oscuridad, tus sombras se convertirán en luz de mediodía'' (Isaías 58:9-10).

ANTIGUA SINAGOGA REVITALIZA COMUNIDAD JUDIA EN BRASIL por Raymond Colitt


Flanqueada por bulliciosos cafés en la ciudad de Recife, en la costa noreste de Brasil, se encuentra un poco conocido tesoro de la historia judía en el Nuevo Mundo: la más antigua sinagoga de las Américas.
Judíos sefaradíes construyeron la Sinagoga Kahal Zur Israel antes de 1641, muy posiblemente en 1636, cuando disfrutaban de libertad religiosa bajo los holandeses, que gobernaron parte del noreste brasileño entre 1630 y 1654 para controlar la producción de azúcar.
La Congregación Mikve Israel de Curacao, considerada por algunos la más antigua activa en las Américas, fue fundada en 1651.
En la mayor nación católica del mundo, cuyo ícono más conocido es el Cristo Redentor erigido sobre una colina de Río de Janeiro, la sinagoga de Recife, de dos plantas, se convirtió en un símbolo importante de la herencia judía en Brasil.
Usando antiguos mapas, excavaciones arqueológicas descubrieron las ruinas de la sinagoga, incluyendo el Mikvah original, un baño de ceremonias religiosas, bajo seis capas de pisos. Restaurada, la sinagoga reabrió en diciembre del 2001.
Desde entonces, se ha convertido en una de las principales paradas del circuito turístico de la ciudad, capital del estado de Pernambuco, y sus archivos atraen a numerosos historiadores brasileños y extranjeros.
Los estudiosos están develando gradualmente el papel prominente que tuvo el judaísmo en la primera sociedad brasileña.
"Esto desafía la visión estereotipada de que la cultura brasileña se basó en un trípode de portugueses, indios (nativos) y africanos," dijo Tania Kaufman, jefe del Archivo Histórico Judío de Recife.
"Ahora sabemos que los judíos fueron una parte fundamental de la del crisol cultural de Brasil," agregó.
Archivos históricos en Brasil y Amsterdam muestran que los judíos ayudaron a construir la industria azucarera, carreteras, puentes y un sistema básico de aguas residuales en el noreste. Muchos también hicieron dinero comerciando esclavos.
En su cima, en 1645, la comunidad judía de Recife contaba con 1.630 miembros, la misma cantidad que la próspera comunidad judía de Amsterdam, de acuerdo con el historiador holandés Franz Leonard Schalkwijk.
"El dominio económico de los judíos provocó varias protestas (de católicos y protestantes)," escribió Schalkwijk en su libro "Iglesia y Estado en el Brasil holandés."
Cuando terminó el gobierno holandés en 1654, los judíos fueron expulsados, asesinados o forzados a esconderse bajo la Inquisición católico romana.
Un grupo de Recife desafió temporales y piratas para llegar a lo que ahora es Nueva York, donde fundó la primera congregación judía de América del Norte, llamada Shearith Israel, "los remanentes de Israel."
Una exhibición titulada "Pernambuco, Brasil: una puerta a Nueva York," despertó gran interés en el Centro Estadounidense para la Historia Judía en 2004-2005, recuerda Kaufman.
La restaurada sinagoga y el renovado interés en el legado de sus ancestros está revitalizando la identidad de la comunidad judía en Recife, que ha estado disminuyendo en más de la mitad, a 300 miembros, respecto a dos décadas atrás, ya que muchos se trasladan a ciudades más grandes.
En el 2005, Recife recibió de Israel su primer rabino permanente desde 1654.
Existen cuatro sinagogas en Recife, pero los judíos eligen celebrar sus matrimonios y Bar Mitzvahs en la de Kahal Zur Israel debido a su simbolismo.
"Es una enorme fuente de orgullo," dijo Ivan Kelner, presidente de la Federación Israelita de Pernambuco.
La sinagoga también es centro de un renacimiento cultural más amplio. En noviembre de cada año, un festival judío de danzas, cine y comidas atrae a unos 20.000 visitantes.
"La sinagoga es un símbolo de la resurgimiento de la cultura judía, ha galvanizado a nuestra comunidad," dijo Denys Sznejder, un coreógrafo que encabeza un grupo de danza folclórica judío en Recife.


Reuters.

viernes, 16 de noviembre de 2007

PARASHÁ VAYETZE por Rav Peter Tarlow


La parashá para esta semana se llama "VaYetze", y la podrán encontrar en el Libro de Génesis: 28:10-32:3. Esta sección semanal empieza con una de las historias más complejas y desafiantes de la Torá, la del sueño de Jacobo.


El texto para la semana que entra comienza con la fuga de Jacobo desde Canaán hasta Harán. En la sección de la semana pasada nos habíamos enterado cómo Jacobo le había "comprado" el "Premio de Primogénito" a su hermano y también le había quitado a él la bendición de primogénito. Ahora temiendo al rencor de su hermano, debe huir del país. El texto nos dice que en lo que parecía ser su primera noche en el exilio, él se acostó usando nada más que una piedra para la almohada. Al dormirse en el campo tenía un sueño raro en el cual había una escalera que iba desde la tierra hasta el cielo y en la que los ángeles (malajim = ángel o mensajero) subían y bajaban en ella.


El sueño parecía ser una fantasía. Por ejemplo lo normal sería que los ángeles bajarían y entonces subirían en vez de subir y bajar la escalera. Este sueño tiene tantas interpretaciones como hay lectores del texto. Una interpretación es que este sueño servía para recordar a Jacobo que la santidad se localiza hasta en los lugares más humildes. Su sueño nos ayuda a recordar que la vida está llena con muchas coincidencias y que a menudo son más que meras coincidencias; y lo que santifica la vida no es los eventos en ella sino las maneras que elegimos interpretarlos.


El sueño de Jacobo termina el ciclo empezado por Abraham. Es posible clasificar a Abraham como "realista ético." Es posible decir de Abraham que la esencia de su vida era una misión moral. Su hijo, Isaac, es un hombre de meditaciones. Ofrece la pauta para todos que han tenido que sobrevivir los traumas de la vida. Isaac comprendió, tal vez más que nadie, que el mundo es mucho más extenso que la esfera pequeña de cada vida. Ahora de veras conocemos a Jacobo, el místico y el que sueña. Es el hombre que soñaba con los ángeles y luchaba con los personajes místicos.


Juntos cada uno de nuestro patriarcas representa un aspecto diferente de la vida. Cada uno nos recuerda que hay que ser realistas morales en esta vida, que la vida es más extensa que la nuestra, y que la vida necesita lo tangible y lo espiritual. En la misma manera que la vida de cada patriarca nos enseña algo distinto así es con los rezos, no hay ningún rezo que sirva para todo. A veces necesitamos recordar las lecciones morales, a veces necesitamos detenernos y sentir la contemplación tranquila y a veces necesitamos ver el mundo con los ojos abiertos y un sentido de pasmo radical. ¿En que parte de esta abanica erudita cabe su vida?


Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M

jueves, 15 de noviembre de 2007

RABINO PETER TARLOW




El rabino Peter Tarlow es el rabino de la Casa de Hillel de Texas A&M (www.tamuhillel.org/) desde 1983. Esta Casa de Hillel es la más antigua de todo Estados Unidos.


El historial académico de nuestro rabino, es el siguiente:


1999: Doctorado sobre la Divinidad por el Hebrew Union Collegue


1990 Doctor en Filosofía por la Texas A&M University:


1979 Licenciado en Orientación Pastoral : Blanton Peale Institute, S.U.N.Y.


1974 Ordenación Rabínica. Hebrew Union College


1973 Master en Literatura Hebrea: Hebrew Union College


1970 Licenciado en Literatura Hebrea: Hebrew Union College


1968: Licenciado en Literatura Española: George Washington University


Tiene más de 30 artículos publicados sobre temática Judaica y otros temas.

lunes, 12 de noviembre de 2007

VOLVER DESDE LAS PROFUNDIDADES por Dr. Guido Maisuls


"Anusim", el plural para "anús", significa "los forzados" en hebreo. Este es el término legal aplicado a un judío que ha sido forzado a abandonar el judaísmo en contra de su voluntad, y quien hace todo lo que está en su poder para continuar practicando el judaísmo bajo la condición de coerción. La Iglesia Católica se refiere a los Anusim como "Conversos" o "Nuevos cristianos." "Cripto-judíos" es una invención moderna de los historiadores y " Marranos " es el término peyorativo que los españoles antisemitas dieron a los Anusim.

¿CREE USTED QUE DESCIENDE DE JUDÍOS?

Alegato 1 : Como judío y murciano mi vida ha ido algo paralela al devenir histórico. Con 12 años me sentía ya judío sin saber aún que mi abuelo era de origen judío-sefardí y mi abuela materna anusim. Entonces comenzó mi búsqueda y lucha por conseguir un lugar entre mi Pueblo, . Desde mis clases con 16 años en la Comunidad Judía de Madrid hasta la actualidad han transcurrido muchos años de intensa lucha por mantener y consolidar mi identidad judía. Luchar contra los prejuicios tanto de la sociedad que me rodeaba como de algunos judíos que no entendían que de lo que hablamos no es de conversión si no de Teshuvá, de un auténtico Retorno al Pueblo al que por derecho pertenecemos.

Alegato 2 : Mi propio abuelo recordaba de manera muy vívida como dos veces al día los hombres de la familia, ricos terratenientes en el Nordeste de Colombia, "Se ponían " Toallas" sobre sus cabezas y leían de extraños libros que nunca le mostraban a nadie." El pudo después confirmar sus sospechas acerca de que su familia no solo era peculiar, sino aun más: que eran Judíos.
Alegato 3 : Manuel creció en su natal Cuba practicando en secreto eso que sus abuelos llamaban "Brujería". Cuando él y su familia se establecieron en los Estados Unidos, su padre se sorprendió al descubrir que esa " brujería" no sólo era practicada en su nueva tierra, sino que se hacia en forma publica. Manuel y su familia pronto ingresaron en una Sinagoga donde podían practicar sus tradiciones ancestrales de manera libre como judíos.


El 31 de marzo del año 1492 es una fecha trascendental para el pueblo judío. Los Reyes católicos de Castilla y Aragón, Fernando VII e Isabel ¨ La Católica ¨ firman el Decreto de Expulsión de los judíos de España, quienes podían elegir entre dos caminos muy difíciles: el destierro y la búsqueda de otros lugares donde se les permitiese vivir respetando su fe o convirtiéndose al catolicismo.

Muchos fueron los que optaron por la conversión manteniendo así en secreto su judaísmo, pero esto trajo como posterior consecuencia la implementacion de la tristemente celebre Santa Inquisición que se caracterizó por la total intolerancia y por la utilización de métodos violentos que iban desde la tortura hasta la hoguera, buscando la confesión de aquellos que judaizaban en secreto seguido de la confiscación de los bienes con lo cual los familiares quedaban en el desamparo y la ruina total.

Quedan miles de relatos como testimonios a lo largo de los siglos en que la inquisición persiguió despiadadamente a los judíos en los diferentes continentes. Las cifras no son claras porque muchos archivos con el transcurso del tiempo se perdieron o fueron destruidos intencionalmente, pero se estima que murieron en manos de la inquisición mas de 50.000 judíos cuyo único pecado fue tratar de preservar su fe y su identidad milenaria.
El efecto que tuvo la salida de los judíos de España fue la desaparición del judaísmo de la península y lo que quedo como vestigio fue la práctica del marranismo o de un judaísmo en secreto, que podía despertar la sospecha con las consiguientes delaciones, era obligatorio ocultar las identidades, todo debía ser secreto. Conociendo bien el judaísmo la primera generación, algo menos la segunda, la ausencia de libros, maestros y libertad fue generando un judaísmo muy peculiar, un judaísmo adaptado a la nueva realidad.
En el suelo ibérico donde permanecieron, los conversos que guardaron su identidad como pudieron, fueron social y políticamente discriminados. Trataron por todos los medios de mantener su identidad judía vivieron una doble vida; en la calle, católicos fervientes, y en el hogar, judíos aferrados a sus costumbres y a sus creencias.

Pese a la explícita prohibición, otros conversos lograron llegar a América, después de aquellos que viajaron con Colón. Hasta las costas de Lima y México los persiguió la inquisición y fueron acusados de Judaizar. Muchos millares huyeron al Tucumán y al Río de la Plata. Otros, los que vinieron de Portugal, vivieron sus desventuras en Brasil, entre la inquisición portuguesa y la permisividad holandesa.

Aquello que la Inquisición no pudo lograr durante siglos, pese a la saña con la que se persiguió a los judíos, lo ha hecho el paso del tiempo ya que en cada generación se iba diluyendo un poco mas los lazos ancestrales con sus orígenes pero hoy, en nuestras últimas décadas, muchos de los descendientes de estos Anusim están buscando la forma de retornar a sus raíces.

Se cree que unos 60 millones de los habitantes de Latino América son descendientes de los primeros judíos, de aquellos que llegaron buscando nuevos lugares para vivir en paz alrededor de su fe, son millones de personas que se vieron condenadas a no saber sus verdaderas raíces e identidad. Quienes lograron descubrir algo, sintieron quizás la indiferencia de las comunidades judías actuales por el desconocimiento y tal vez un poco por la desconfianza ante este fenómeno histórico.

El aprecio y orgullo que estas comunidades judías actuales muestran hacia estos ilustres Anusim del pasado contrasta de manera dramática con las dificultades que deben enfrentar sus descendientes cuando deciden llegar ante ellas para reclamar su herencia e identidad Judías.

Cada año, un número nutrido de Anusim se acerca a las comunidades judías locales, en busca de respuestas a las preguntas que rondan el laberinto histórico de sus orígenes y su sangre. Algunos buscan ser aceptados plenamente, otros saben que para ser reconocidos deben optar por una conversión para retornar al Pueblo Judío. La mayoría, sin embargo, sólo están interesados en aprender algo más sobre judaísmo y al mismo tiempo, sobre sí mismos. El camino de vuelta a casa no es fácil, siempre plagado de espinas, ya que la mayoría de los Bnei Anusim que desean retornar encuentran generalmente muchos difíciles obstáculos que superar: escepticismo, interrogaciones despiadadas y en la mayoría de los casos el rechazo.

El Estado de Israel ha hecho hasta ahora, muy poco para mejorar las necesidades de los Bnei Anusim. La distancia de Israel hace estos esfuerzos aún más difíciles, especialmente cuando los caminos funcionan a través de esas mismas comunidades que están asustadas para recibir a estos recién llegados.

En Israel y en el Mundo, ciertas instituciones están tratando de ubicar y ayudar a los Bnei Anusim que han descubierto su pasado y buscan su retorno sincero; pero esto no basta, se requiere que sean los mismos Bnei Anusim quienes tomen la bandera de su lucha y exijan ser escuchados y apoyados en su justa y noble causa por recuperar su identidad.

Los B'nei Anusím, o sea, estos descendientes de los forzados, son un gigante dormido, listo para ser despertado a su verdadera herencia.

¡BIENVENIDOS A CASA!

KIRK DOUGLAS:¿Porqué soy judío?


Esta es una anécdota de Kirk Douglas contada por él mismo, dando detalles porqué se fue y volvió y, será porque como dice en el párrafo final "nosotros los judíos nos sentimos como integrantes de la conciencia del mundo.... (Texto del discurso de Kirk Douglas en el Centro Simon Wiesenthal el 27 de Septiembre de 1997).


Kirk Douglas, cuyo auténtico nombre es Issur Danielovitz Demsky, hijo de inmigrante judíos de Rusia, ha sido una leyenda en Hollywood por mas de 4 décadas. Tiene una carrera de mas de 80 películas y se ha ganado un Oscar y otras tres nominaciones a ese premio. Es autor de siete libros que incluyen su autobiografía "Ragman's Son" y "Climbing The Mountain" sobre su regreso al judaísmo. Tambien ha escrito libros para niños como "Young hereos of the Bible" y The Broken Miror", la historia de un niño que sobrevive al holocausto y decide no ser judío por un tiempo.


Todo comenzó en el año 1991. Estaba en un helicóptero. Apenas había despegado y estábamos a 50 pies del terreno. Al mismo tiempo, un pequeño avión estaba despegando con un maestro y su estudiante y chocamos. Nuestro helicóptero se estrello contra el asfalto, pero el avión exploto y ambos pasajeros murieron. Desperté en el hospital atormentado por una ola de culpa. ¿Porque murieron esas dos personas? ¿Porque yo estaba vivo? Eso me asusto y trate de hallar una respuesta. Pero.....¿donde encuentras la respuesta a una pregunta como esa? ¿Vas a ver a una adivinadora de la suerte a que te lea las cartas? ¿a un astrólogo? ¿O quizás a la India a pedir una audiencia con el dalai Lama? Lo que nunca pensé es hallar la respuesta en el Judaísmo.


Miren, el judaísmo y yo nos separamos hace mucho tiempo cuando yo era un niño pobre creciendo en Ámsterdam Nueva York. En ese entonces yo era muy bueno en el Jeder (escuela para niños) por lo que los judíos de nuestra comunidad pensaron que harían algo maravilloso si recolectaban dinero suficiente para mandarme a una Yeshiva y de esa manera convertirme en Rabino. Y eso me asusto terriblemente, pues yo quería ser actor. Creedme, los miembros de la Comunidad fueron persistentes. Yo tenia pesadillas que tenia los peies (aladares) largos y un sombrero negro y tuve que trabajar mucho para salirme de esto, y me tomo un tiempo largo entender que no tienes que ser rabino para ser judío.


UNA HISTORIA TEMEROSA.


Me asuste del judaísmo a la edad de 14 años, después de leer la historia de Abraham e Itzjak, en la cual Dios le ordena a Abraham que sacrifique a Itzjak. Recuerdo la escena en mi libro escolar. Abraham con una barba larga, tenia en una mano el cuchillo y en la otra al pequeño niño asustado, y ese niño se veía igual que yo. Un ángel estaba intentando evitar la acción de Abraham ¿Cómo podía convencerlo que era solamente una prueba? ¡vaya prueba!. Esa escena se quedo en mi mente por mucho tiempo hasta que fui alejándome del judaísmo. Crecí, fui a la Universidad pero mi judaísmo quedo atorado en el libro de texto de un niño de 14 años. Se me ha dicho que ninguna persona racional tomaría una decisión respecto de su negocio basado en lo que sabia cuando tenia 14 años. No decidirías con quien casarte basado en lo que sabias sobre el amor a los 14 años. Pero muchos de nosotros parecemos satisfechos al eliminar la religión basados en lo que estudiamos a los 14 años, y yo fui uno de esos tontos. Claro que siempre supe que era judío e inclusive hice una audiencia para tratar de incorporarme a un teatro en Idish en Nueva York. Me veían con el pelo rubio y los ojos azules y decían "Si tenemos un papel para un nazi te llamamos". Aunque me sentía atraído al drama y misterio del judaísmo otros aspectos me alejaban. ¿ Que tenia en común con aquellos hombres de barba, sombrero negro y peiot?. Pero mientras el tiempo pasaba, empezaba a ver las cosas diferentes. El catalizador fue mi hijo Michael. Un día me pregunto: "Papa ¿de donde vienen tus ancestros? Esto fue lo que me incito. No estaba seguro. Yo sabia que mis padres venían de Rusia de algún lugar llamado Mogilev. De repente me di cuenta de que no sabia nada sobre mis antepasados. Todos estaban muertos, no tenia antepasados.. Eso me deprimió. Me asusto. No tenia antepasados. ¿ Puede una persona saber quien es si no sabe quienes son sus antepasados? Estaba descansando en mi cuarto meditando por enésima vez, cuando levante la mirada y vi en la pared mi colección de litografías de Chagall. Su serie de la Biblia. Y me toco, pues ahí estaban mis antepasados.

ANTEPASADOS FAMOSOS.


Eran mas famosos que las estrellas de cine! Abraham, Itzjak, Iaacov, Salomon, David, Sara, Rivka, Rajel, Lea, Ruth, Esther eran mi familia, los músicos, los guerreros, los poetas, los legisladores, etc. Empecé a leer sobre ellos y cuanto mas leía mas feliz me sentía. ¿Por que? Por que todos venían de familias como la mía. Todos tenían problemas. Cain mata a Hebel. Yaacov le miente a su padre. Iosef es vendido por sus hermanos. Y a pesar de todo se le dio una segunda oportunidad. Todos ellos se sobrepusieron y lograron grandes cosas. ¡Que inspirador para un pecador como yo! Y que carga de culpa para mis hombros.. Estaba agradecido a Chagall por recordarme el increíble linaje del cual provenía. después me entere que Chagall, un judío ruso vino de una ciudad muy cercana a la de mis padres en la Rusia Blanca. De hecho, tanto mi padre como Chagall, dejaron esa región al mismo tiempo. Chagall se convirtió en un famoso pintor y mi padre en un famoso vendedor de trapos en Nueva York. Los judíos tienen diferentes talentos.

LA MARAVILLA DE LA SUPERVIVENCIA JUDIA


¿Como sobrevivimos, perdidos en diferentes partes del mundo dentro de culturas extrañas y constantemente perseguidos? Nuestros enemigos se levantaron y cayeron, y nosotros seguimos aquí. Los Babilonios, Los Persas, Griegos, romanos, todos están fuera de la imagen, pero nosotros permanecemos. Y ahí me di cuenta que debemos agradecer a esos judíos piadosos de barba y sombrero negro por haber ayudado a mantener el judaísmo vivo por tanto tiempo. Ellos entendieron algo muy profundo que nosotros, los seculares, nunca entendimos. Dios nos dio la Tora e hizo que seamos la conciencia del mundo. Las ideas de amor, compasión, amabilidad a los extraños y a los pobres, las ideas de santidad, del propósito humano, la reverencia por la vida y la disciplina personal, todos provienen de la Tora. Inclusive que nosotros, los judíos, nos olvidemos, nuestros perseguidores se acuerdan. Así como dijo Hitler en su momento: "Es verdad que nosotros los alemanes seamos bárbaros, ese es un titulo de honor para nosotros. Yo libero a la humanidad del alma: del sufrimiento degradante causado por una falsa visión llamada conciencia, ética. Los judíos han infligido dos heridas a la humanidad: la circuncision en sus cuerpos y la conciencia en su alma. Esos son inventos judíos, la guerra por el dominio del mundo esta siendo peleada solamente entre estos dos campos entre los alemanes y los judíos. Todo lo demás es pura decepción". Hitler tenia razón. Todo es la batalla ente el mal y el bien. Solo me estoy dando cuenta de lo que significa para nosotros los judíos, y me da miedo, pues esto nos hace tener una responsabilidad enorme. No hay que sorprenderse del porque muchos judíos han tratado de escapar a la seguridad de la asimilación, pero esa seguridad siempre resulta ser una trampa.

LA TRAMPA DE LA ASIMILACION.


increíble ¡no? antes de que los nazis llegaran al poder, Alemania era un país donde los judíos se habían asimilado a un nivel asombroso. El judaísmo se estaba muriendo y los alemanes que habían aceptado a los judíos con los brazos abiertos, se dieron vuelta con gran odio. Y esto ha pasado una y otra vez. ¿ No es raro que con todas las persecuciones a las que hemos sido sometidos lo peor siempre viene cuando nos alejamos del judaísmo? No estará diciendo algo Dios?. A lo largo de mi vida, cuando me iba alejando mas de mi judaísmo siempre quede unido a un delgado hilo, Iom Kipur. En ese día ayunaba. podía haber estado disparando contra Burt Lancaster o John Wayne, pero siempre ayune. Veras, había algo que me asustaba en aquel libro en el que está escrito quien vivirá y quien morirá.....Quien sobrevivirá a un choque de helicóptero y quien será matado.....


REGRESANDO A CASA.


El choque del helicóptero me trajo a la conciencia lo que había estado merodeando bajo la superficie por todos estos años. Hice una visita a Israel después de una ausencia de 12 años. Había filmado cuatro películas ahí y había estado muchas veces, pero esta vez me quede mucho mas tiempo. Estaba emocionado. Nos quedamos en el hotel King David en Jerusalem. Todos parecían muy contentos de verme de nuevo. Nos acompañaron a mi esposa y a mi hasta nuestro cuarto, camine hacia la ventana y me quede viendo la magnifica vista de la Ciudad Vieja. La primera vez que mire por esa ventana hace 40 años vi soldados árabes caminando y bloqueándome la entrada a la Ciudad Vieja asegurándose de que no llegáramos al Muro Occidental, al Kotel. Cómo había cambiado Israel desde entonces ¿Tantas cosas nuevas?, pero lo mas importante tantas cosas viejas. Lo viejo es lo que me trajo de vuelta. No espere a cambiarme de ropa y corrí fuera del hotel cuando el sol se estaba poniendo. El Muro estaba lleno de gente rezando, la energía que emanaba de todos los judíos que rezaban a un paso veloz era abrumadora. Me moví hacia la gente. Era difícil encontrar un lugar para tocar el Muro. Camine tratando de encontrar un lugar donde poner mi pequeño pedazo de papel con mi rezo. Encontré uno. Mientras lo metía toque otros papelitos ¿Habrán sido contestado esos rezos? me pregunte.. Seguro que si pues Dios contesta todos los rezos, pero a veces la respuesta es no.

CONFRONTANDO EL PASADO.


Fui a caminar a través del túnel que va junto a los fundamentos del Templo. Ese túnel te lleva a lo que alguna vez fue el lugar mas sagrado del judaísmo. Mientras caminaba siguiendo a mi guía, deje que mis dedos acariciaran los increíbles bloques de piedra que encierran la montaña donde alguna vez el templo estuvo erigido. Y después nos paramos en un punto donde podíamos ver una piedra especial. Mi guía una jovencita de Pittsburg que se había mudado a Israel, dijo en voz baja " Esta es la piedra del Monte Moria" Miré esa piedra negra y dura y pregunte ¿El Monte Moria? ¿Quieres decir...? Ella acabó la frase por mí: "Si aquí es donde Abraham tomó a su hijo Itzjak para sacrificarlo". La escena de mi libro de texto regreso a mi mente. Pero ya no me asustaba. Ahora sabia que Abraham vivió en un tiempo en donde sacrificar a un hijo era una practica común. La lección en el Monte Moria era precisamente que Dios no quiere el sacrificio humano, que Dios es alguien al que uno no le debe tener miedo. Estaba muy silencioso el túnel poco iluminado y fresco. La voz de mi guía era un poco mas fuerte que un susurro "aquí es donde comenzó todo" No podía hablar. Ella tenia razón. Ese lugar representaba el principio de mis dudas. Y después de todo, el final de las mismas. Aquí en el túnel oscuro, mirando la roca del Monte Moria, crecí. Esa noche pase Shabat en un hogar de la Ciudad Vieja. Cantamos canciones, canciones felices. Me sentí bien. A través de la ventana pude escuchar las mismas canciones y ver las casas alumbradas por las cálidas luces de las velas de Shabat. Cerré los ojos y pude ver a mi madre a través de las velas, diciendo los rezos de shabat. Esa noche sentí que había vuelto a casa.


UN GRAN CAMINO POR RECORRER.


Sé que mi travesía aun no acabo. Tengo un gran camino por recorrer. Cuando apenas regrese a estudiar la Tora, estaba motivado. Solo tenia 350 paginas para estudiar. Pero cuando empecé a estudiarla seriamente, entendí porque dicen que es una vida de estudio, ya que me tomo mas de dos meses salir del relato del jardín Del Edén. Antes que pudiera acabar, mi espalda se lesiono y pase una operación. Dos semanas después tuve un ataque cardiaco y mi vida estaba acabada por tener que aprender a volver a hablar. Ahora ya no soy tan engreído como solía ser. Ahora no tomo el lenguaje por sentado. Como no tenía problemas con el, parecía tan natural. Piensas y lo expresas verbalmente. No te das cuenta que existen miles de terminaciones nerviosas en tu mejilla, tu lengua, tus labios. Nunca piensas en el movimiento de tu lengua contra tus dientes, todas combinadas con tus cuerdas vocales, hablar es un milagro. Y los milagros solo vienen de Dios. Y están a nuestro alrededor. Recuerdo haber sido despertado por un temblor. Por poco fui tirado de la cama. Ese poder ¿de donde vino? ¿alguna vez has visto un huracán que levanta a los largos árboles como palillos? Es impresionante. ¿ Alguna vez has visto el cielo en una noche oscura? existen cientos de billones de estrellas en otras galaxias. A billones de años luz de distancia. Un milagro tan increíble asombra la mente.. Pero yo estoy esperando un pequeño milagro. Espero que no sea demasiado tarde para mi. Si Dios es un Dios paciente probablemente me dará el tiempo suficiente para estudiar las cosas que tengo que saber para entender que es lo que nos hace a los judíos ser la conciencia del mundo.

EN NOMBRE DEL NOMBRE por Darío Sztajnszrajber


Presentamos otra respuesta al texto publicado en ‘La Voz Judía’. En este caso, se critica el intento de monopolio acerca de la definición de ‘¿quién es judío?’. “La ‘ley del vientre’ es la manera de justificar la permanencia de una elite que se autorreproduce en el poder, monopolizando la propiedad del acceso a la verdad. Un judaísmo abierto y democrático resultaría para ellos, disfuncional y peligroso”. Peligroso en la vida, hasta en la muerte. ¿Será por eso que se discute a quiénes se entierra en cementerios judíos?


Uno de los debates más interesantes que caracterizó a la filosofía medieval, ha sido conocido con el nombre de "la querella de los universales". A partir de los planteos introducidos por el pensamiento griego clásico en relación a la naturaleza de las cosas, se formuló el siguiente problema conceptual: ¿tienen las nociones universales una existencia real? ¿Existe una esencia real que explica por qué las cosas son lo que son? En la "querella de los universales" confrontan dos posiciones sobre el tema: el realismo y el nominalismo. Según la primera posición, todos los hombres son hombres, porque existe un universal hombre "real", es decir, existe "la humanidad" como una matriz común a todos los entes que poseen las mismas características. Pero esta matriz es "anterior" y separada de cada uno de los hombres. No es una mera abreviatura nominal, esto es, un nombre artificial que de-limita semejanzas comunes. Hay "una" humanidad, y esta entidad es superior a cada uno de los hombres. De hecho, como explica muy bien Rorty, los bípedos implumes pasan a ser hombres desde el momento en que cumplen con los rasgos que la matriz humanidad exige a alguien para aceptarlo como tal. Ser hombre no es más que poseer los rasgos necesarios para insertarse en el modelo o definición ideal de lo humano. Definición que existe de modo objetivo y real. Definición que entonces supone la verdadera naturaleza de lo que es/debe ser un hombre. Para la corriente nominalista, en cambio, los universales no son más que nombres, 'flatus vocis' sin realidad ontológica, cuyo rol consiste en agrupar semejanzas comunes. No existe la humanidad "en-si", sino que se trata solo de un nombre convencional que utilizamos para referirnos a las entidades que comparten ciertos rasgos. El nominalismo supone un solo mundo que echa mano a la creación artificial de los nombres universales para unificar lo múltiple en el lenguaje. Nada hay más en este mundo que las entidades singulares. Y las entidades singulares están sujetas a la contingencia, están sujetas al cambio. Los universales entonces, se revelan ya no fijos, sino cambiantes; ya no objetivos, sino impuestos. Un nombre no refiere a nada más que a la universalización de un particular; o dicho de otro modo, se generaliza como verdadera e ideal, la realidad de un grupo. La definición de la naturaleza del hombre, la idea de humanidad, refleja el modo en que define al hombre una sola cultura: Occidente. El nominalismo critica al realismo por hacer pasar como perfecta y universal, la versión imperfecta que mantienen algunos. En definitiva, la supuesta "humanidad en-si" es la versión de lo humano que impone el que instituye el discurso. El realismo se defiende apelando a la existencia de la verdad, pero no puede explicar su especial acceso a ella, sino es postulándose proféticamente como elegido para entenderla. El realismo supone una trascendencia metafísica, pero sobre todo la especial cualidad de aquellos que revisten una condición aurática de acceso a la misma. El problema no está solo en creer en el cielo, sino en sostener que hay elegidos que tienen una entrada preferencial.


Una reducción absurda


Hoy todavía asistimos a discusiones "medievales", cuando hay quienes intentan sostener una concepción "realista" de lo judío. Esta postura sostiene la existencia real de una esencia judía, sita en otro mundo, pero presente en éste a través de sus encarnaciones particulares. Dios reveló la verdad, y algunos la entienden mejor que otros. Ser judío, para ellos, es ser parte de una especie de escalera que une la matriz verdadera de lo judío con los diferentes formatos en los cuales lo judío se manifiesta en la tierra. Así, se habla de un judaísmo real o verdadero, del "buen judío" cercano a la matriz, y por contraposición, de la degradación pseudo-judía de los que, o bien no estamos capacitados para comprender el "ser esencial judío", o bien, simplemente, por no acordar con la matriz, no somos parte. La "esencia" judía tiene su ley primera en la ley del vientre (que de por si tiene un fundamento social más que metafísico). "Judío es hijo de vientre judío". Se reduce una cultura, un conjunto de valores, una ética, una emoción, una tradición, una visión del mundo, y hasta un profundo y apasionado sentimiento, a una ley biológica (que postula por ser "abierta" la posibilidad de conversión, tema que ha implicado las más grandes discusiones de poder entre los diferentes grupos que se autoproclaman los únicos elegidos para "convertir"). Pero busquemos los fundamentos mismos de esta actitud. Sostener un judaísmo verdadero es sostener una definición verdadera del judaísmo que, o bien se hallaría fundamentada por Dios; o bien estaría fundada en un acuerdo histórico concreto entre hombres. Si fuese el primer caso, la mitad de la judeidad quedaría afuera: la comunidad judía secular que no tendría por qué aceptar un argumento metafísico. Pero si fuese el segundo caso, nada explicaría entonces, por qué la definición no podría cambiar, ya que por ser un producto del hombre, se encuentra sujeta al devenir mismo de lo humano. Es que no hay manera de justificar una esencia verdadera de lo judío, si no es a través de una concepción metafísica. El realismo necesita crear otro mundo como real para deslegitimar el nuestro. Pero si la metafísica siempre es política -esto es, si la creación del "mundo verdadero" es la postulación de una aristocracia elegida para conocerlo y por ello, administrarlo-, entonces los que se legitiman en ella, se manifiestan impostores e hipócritas. Quiero decir con esto: seguir manteniendo la "ley del vientre" es un acto político maquillado. Nos hablan con el lenguaje de las fuentes y de la tradición, cuando en realidad nos están hablando con el lenguaje del poder. La "ley del vientre" es una ley política, y no una definición desde el saber. Es la manera de justificar la permanencia de una elite que se autoconvoca y se autorreproduce en el poder, monopolizando la propiedad del acceso a la verdad. Un judaísmo abierto y democrático resultaría para ellos, disfuncional y peligroso. La libre adhesión a la cultura judía socavaría la apropiación de la ley: si la regla pasa en definitiva por la aceptación de ser parte de una tradición en constante resignificación, el realismo se desmorona. El temor a la asimilación se muestra entonces, temor a perder el control. No se preocupan porque la gente deje de ser judía; se preocupan porque el judaísmo se abra y nuevos elementos produzcan nuevas mutaciones que los dejen afuera del poder que ostentan. En nombre de la continuidad, solo persiguen la continuación de una elite. Las elites siempre actuaron igual, en cualquier cultura: naturalizan su condición para eternizarse.


La guerra de los nombres


En términos biopolíticos: el poder moderno se manifiesta en la administración de la vida a partir de la condición de viviente del ser humano. Despojar al hombre de sus construcciones simbólicas y reconducirlo a la esfera de su animalidad. Si ser judío no es más que un encadenamiento a una metafísica del cuerpo, la continuidad biológica se encuentra asegurada y el flagelo de la asimilación se controlaría como quien controla la pureza de los animales. Pero en el camino, perdimos al hombre (que es libertad).Un judaísmo nominalista entiende lo judío como un nombre, como un acuerdo contingente entre seres humanos que nos encontramos siendo parte de un relato semejante. Hay una historia de la que somos parte, y hay un deseo de continuarla. Continuar el relato es seguir escribiendo, y escribir no es repetir lo ya dicho, sino seguir abriendo nuevos sentidos, nuevas preguntas. Uno de los derivados del término "tradición" o "transmisión", es "traición". Poder salirnos de nuestra mismidad como postulaba Levinas, es poder traicionar nuestros dogmas. La palabra "historia" tiene su origen en el verbo "preguntar". Escribir nuestra historia es un ejercicio de la pregunta y no de repetición del canon. Pero la pregunta "traiciona", deja abierto el lugar de lo abierto. Moisés pregunta por el "nombre" y Dios le responde "no hay"; no hay sustantivo, no hay realidad ontológica, no hay esencia. Hay solo pregunta abierta: "seré lo que seré", lo que sigue es interpretación. Un judaísmo nominalista sostiene que no hay un pueblo por sobre las tribus, sino que las tribus en su andar, en su incesante ir y venir, en su diversidad, van constituyendo lo judío. Decir que "no hay un judaísmo, sino judíos", es también sostener que hay tantos judaísmos como judíos existan en sus diferencias. El acento crítico está puesto en el "un". O en todo caso, el judaísmo es ese horizonte abierto en el que conviven los múltiples formatos de lo judío; horizonte siempre en proceso de transformación, siempre "traicionando" y "transmitiendo". Si el judaísmo no es una esencia, sino un nombre, se abren dos posibilidades: o bien se libra una guerra de nombres, donde el más poderoso impone el suyo y lo "esencializa"; o bien, los diferentes nombres se asumen "diferentes", y disuelven su apetencia de poder hacia un judaísmo de la otredad y del extrañamiento con el otro. Hacia un judaísmo de la errancia nominal, esto es, aquel que en su éxodo se vaya nutriendo y aprendiendo del diálogo con los otros nombres.

110 AÑOS DE SOLEDAD (de Basilea a Jerusalem) por Mario Linovesky


En 1876 la escritora inglesa George Eliot (Mary Ann Evans), publicó una novela que no obstante desarrollarse en la ficción, mencionaba sucesos de la época que victimaban al judaísmo. En dicho escrito, con no poca valentía, denunciaba el antisemitismo que comenzaba a resurgir con fuerza en Europa y, simultáneamente, defendía el incipiente nacionalismo judío al que, en algún tiempo más, se conocería como “sionismo”. Quien portaba el estandarte de ese nacionalismo era un tal Daniel Deronda, combativo joven cuya identidad daba su título a la novela. Y esa obra, finalmente, terminó por constituirse en una afortunada premonición, ya que alrededor de dos décadas después el citado Deronda abandonaba la invención literaria e ingresaba en la historia real, con un nombre que la familia judía toda acabó venerando sin reservas: Teodoro Hertzl.


Hertzl, judío por tradición, en su juventud no fue sionista (una idea ésta que ya existía, aunque de manera inorgánica e innominada) sino todo lo contrario. Creía por entonces que la única forma de combatir el antisemitismo, era la gradual asimilación de los judíos con los pueblos cristianos, o sea, en la práctica, la desaparición de la identidad judía. Sin embargo el juicio tramposo que se le hizo en Francia al oficial judío Dreyfus, al que se acusó falsamente de “traición a la patria” y el violento antisemitismo que surgió paralelamente le hicieron cambiar de manera sustancial tal concepto, y le llevaron a abrazar la causa que sostenía: la necesidad de un “hogar nacional judío”. Desde ese momento Hertzl se convirtió en el más encendido defensor de una patria donde el “pueblo del libro” se convertiría en un grupo nacional separado, con soberanía sobre su propio territorio.


En 1896 el entonces periodista, a los fines de explicar su teoría, escribió un panfleto titulado “Der Judenstaat” (cuya traducción del alemán es: El Estado Judío), que abogaba por el establecimiento de una patria definitiva para el pueblo de Israel, desperdigado y perseguido en una peligrosa diáspora que duraba ya 20 siglos. Una solución ésta al problema del antisemitismo que había sido sugerida anteriormente por otros líderes judíos, pero que tuvo a Hertzl como adalid, siendo él asimismo el primero en tener la osadía de exigir una acción política inmediata y reconocida internacionalmente. Y luego de una corta pero fatigosa lucha que le llevó convencer a sus correligionarios de poner en práctica este plan, pudo por fin convocar un congreso pro sionista en 1897, que se reunió en Basilea (Suiza). Como resultado del congreso, se eligió a la “mal llamada” Palestina (topónimo inventado para esa zona por los romanos luego de asesinar al rabino Ieshu ben Iosef o Jesús y eliminar o exiliar a los judíos que quedaban, tratando con ésto borrar de la memoria colectiva la mención al pueblo que la ocupara por milenios) para el emplazamiento del futuro país, debido justamente a sus vínculos con la historia y tradición hebreas (también en ese cónclave aquellos hombres fundaron la Organización Sionista Mundial, a fin de ayudar a asentar las bases económicas del Estado que los desvelaba).


Comenzaron así a andar los judíos, bajo la inspiración del barbado batallador, un largo derrotero, cuyo objetivo consistía en plasmar como cosa real ese Estado que por entonces era poco más que un sueño. Aun así, transitar tal camino les habría de insumir todavía cinco décadas más, en medio de las cuales debieron soportar una cantidad inimaginable de calamidades, para desembocar por último en el genocidio (que redujo a la mitad los componentes del pueblo judío), perpetrado por los nazis durante la segunda guerra mundial.


Con todo, el ansiado día llegó, cuando en noviembre de 1947, dos años después de que la “derecha” derrotara militarmente a la “ultraderecha” en el mundo, y por una cantidad de causalidades y casualidades que convergieron para ello, la Liga de las Naciones (hoy la ONU) votó la partición de Palestina en dos estados, uno judío y el otro árabe.



LOS PODEROSOS, AVERGONZADOS POR SU INACCIÓN DURANTE LA MATANZA, SE ALLANARON POR FIN A HACER JUSTICIA

El motivo por el que se dio aquel resultado en la votación (33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones) obedeció, entre otras cosas, a ciertos hechos fortuitos que obraron a favor de la creación del país judío. Principalmente, se debió al asesinato masivo sufrido por el pueblo mencionado, al que se resolvió indemnizar (aunque insuficientemente visto el poco territorio que se le otorgó) con una patria donde resguardarse y poder desarrollarse en paz y seguridad. Otro suceso y no menos importante fue, aunque resulte difícil de concebir, la muerte del presuntamente democrático Franklin D.Roosevelt, (quien en una reunión con el rey Ibn Saud tras la conferencia de Yalta se pronunciara decididamente antisionista) y su reemplazo por el tibio prosionista y electoralmente calculador Harry Truman. David Niles, asesor personal de este último y simpatizante de la emancipación judía, afirmaría más tarde: “dudo mucho que Israel hubiese existido de haber vivido Roosevelt”. Un tercer acontecimiento, definitivo y también insólito dada su judeofobia manifiesta, fue la decisión a favor de la creación de Israel por parte Stalin, quien especuló erróneamente que un posible estado judío debería por fuerza ser socialista, y por tal pro soviético. Aunque, no obstante su yerro conceptual en eso le asistió parcialmente la razón, porque en los inicios Israel tuvo una marcada tendencia socialista; donde se equivocó y mucho, fue que además se transformó en un estado democrático, cosa que el estalinismo jamás consentiría. Puestas así las cosas, los EEUU, la Unión Soviética y otros 31 estados influidos política o económicamente por ellos aceptaron por fin la consecución de ese “hogar nacional judío” soñado por los sionistas de Basilea, aunque luego unos cuantos manifestaron su arrepentimiento.


De cualquier modo, luego del voto favorable de la ONU, Israel ya tenía asegurada su existencia. El terrorismo de Beguin que conducía a los “ultras” del Irgún y los embates bélicos de la Haganá comandada por el general Moshé Sneh habían hecho “escapar” del lugar a los ingleses (quienes en esos años gobernaban la zona por mandato), Truman al mismo tiempo había desoído las demandas de las compañías petroleras norteamericanas que estaban por sus propios intereses en contra del establecimiento de un país judío, y por su lado Stalin había especulado equivocadamente creyendo que con ese enclave izquierdista en la región podría fagocitarse el Levante, permitiendo por ello que Checoslovaquia le suministrase un fundamental armamento (acción de la que no tardó en lamentarse y que lo llevó a desatar una ola de antisemitismo en la Unión Soviética, comenzando por el asesinato del actor judío Salomón Mijoels).


Y así se llegó al 14 de mayo de 1948, cuando David Ben Gurión, en la ciudad de Tel Aviv, leyó la proclama de la Independencia de Israel. La alegría, incontenible, inundó entonces a todos los hogares judíos del mundo, para paliar aunque más no fuera mínimamente la congoja que sentían a causa de la carnicería perpetrada recientemente por alemanes y asociados contra su pueblo.

DE LODAZAL A VIRGUERÍA

Claro que el retorno a casa tuvo sus dificultades, porque la comarca era de suyo inhóspita y poco recomendable dada la catadura de sus habitantes árabes. Asimismo, la otrora morada suntuosa que había sido el Reino de Israel estaba parcialmente destruida y corrupta gracias a la dejadez e incapacidad de quienes la habían usurpado durante centurias, aun cuando contingentes de pioneros judíos la venían reconstruyendo desde finales del siglo XIX. Y además, estaba severamente cercenada, porque todo lo que se le otorgó al nuevo país fue una misérrima porción de tierras cenagosas y plagadas de inestables dunas de arena en su costa y sin la parte principal que hacía al alma judía: la ciudad de Jerusalem. Desde siempre los judíos se habían juramentado: “Le Shaná Habá beYerushalaim” (el año que viene en Jerusalem); y Jerusalem, justamente, había sido declarada ciudad internacional, infligiendo así a los judíos la más grande ofensa al negárseles la soberanía sobre sus sitios sacros. Un acto de segregación territorial del que acabó aprovechándose el Reino de Jordania, cuando, en medio de la Guerra de la Independencia, se apropió de la Venerable Ciudad. Tuvieron que esperar por ello los israelíes otros 19 años, posteriormente al discurso inaugural de Ben Gurión, para que en el transcurso de la Guerra de los 6 Días se oyese la transmisión entrecortada de una radio militar, donde con voz gozosa y jadeante el entonces coronel Mordejai “Mota” Gur proclamaba: “HaAr Habait beiadeinu” (“El Monte del Templo está en nuestras manos”). Recién en ese momento, con la reconquista de su capital histórica, Israel estaba tolerablemente completado.


E Israel comenzó a crecer sin pausas y no dejó de hacerlo en adelante, pese a las muchas guerras que le declararon sus vecinos, y en las que prevaleció siempre por la capacidad y patriotismo de su población. Y se convirtió en un país pujante y moderno, instaurándose como la única democracia que existe en el Oriente Medio.

PRONTO LLEGARÁ, TROPIEZOS MEDIANTE, EL CUMPLEAÑOS Nº 60

En unos cuantos meses más, Israel cumplirá 60 años. Y festejará debidamente su aniversario, es de esperar que por primera vez en medio de tratativas de paz sólidas y serias, y con la posibilidad de ser verdaderamente las definitivas; ésto aun cuando el camino a recorrer siga estando plagado de escollos (sí ambos bandos lo quisiesen, fácilmente superables) y con no pocos riesgos, en el ínterin, de enfrentamientos y atentados -con y de- sus sempiternos enemigos.
De cualquier manera, han transcurrido ya 59 años desde que el pueblo más perseguido de la historia consiguiera consolidarse en el suelo que desde el pacto hecho con Abraham el “abiru-urita”, Dios le había conferido. Y con ello plantó un jalón más en los anales del judaísmo, sumándolo a los muchos jalones que demarcan su larguísima trayectoria de 5768 años, según cuenta propia. Pero,... pese a los fastos, celebraciones y brindis que habrá, merecidos por cierto y a sus muchos logros, Israel hoy no puede soslayar el hecho, aunque ésto no sea nada nuevo, de que está completamente solo en su lucha por sobrevivir. Con no poco dolor y desazón nota que se encuentra, dentro del concierto mundial de las naciones, en esa soledad absoluta en la que siempre estuvieron los judíos, desde sus mismos empieces. Porque a Israel especialmente (aunque decir Israel es referirse ineludiblemente al pueblo judío en su conjunto), al margen de los muchos enemigos que le colgaron por vecinos las naciones herederas del Pacto de Yalta, le soltaron además la mano casi todos aquellos que en principio lo aplaudían y/o alababan. Y aquí cabe preguntarse: ¿fue y es Israel culpable de algo malo en especial y de ahí su aislamiento?. La respuesta es contundente: no más que aquellos que lo aíslan. Ocurre que las demandas hacia Israel, la mayoría de ellas desmesuradas, son incesantes. Porque quienes fabrican, compran o venden armas, lo acusan de traficar con armas. Los que erigen cercos, muros o alambradas, le imputan segregacionismo por levantar una valla de protección para sus propios ciudadanos, a efectos de que terroristas enloquecidos y además: “extranjeros”, no puedan entrar al país a asesinarlos a mansalva. Aquellos que protagonizaron masacres (como por ejemplo el Reino de Jordania contra los palestinos y muchos más que han obrado matanzas semejantes, que como todas las matanzas son injustificables) le endilgan la culpabilidad de un genocidio (aunque en proporción de caídos por cantidad de población vaya en pérdida), cuando Israel en realidad no hace otra cosa que defenderse en medio de una guerra excepcionalmente sucia y sus soldados, cuando matan porque no les queda más alternativa, lo hacen en combate. ¡¡¡Ciertamente kafkiano el asunto!!!.

RESUMEN

En esta última etapa de su larguísima tradición histórica y desde aquel congreso de Basilea donde unos pocos visionarios les concibieron un Estado autónomo y definitivo, habiendo pasado en el ínterin por infinidad de pogromos y una guerra excesivamente cruenta, además de los continuos ataques que sufrieron desde la declaración de su independencia, los hebreos, gracias a una cantidad de gobernantes imaginativos y decididos, soldados de una valentía y disposición excepcionales, una población de los más disímiles orígenes cuyo horizonte principal era y es edificar un país habiendo partido prácticamente de la nada y miles de víctimas civiles a causa de actos de terror, consiguieron sobrevivir 110 años. A la mitad de ese tiempo y luego de aquel exterminio descomunal y único en la historia del hombre antes mencionado, y aun debatiéndose en la más absoluta soledad mientras defendía su vida, el pueblo judío fue construyendo su propio país. Entendió finalmente (aunque por ello tiene contiendas internas con algunos de sus ciudadanos religiosos fundamentalistas, muchos de ellos manifiestamente antisionistas) que se honra más a Dios trabajando que rezando (cosa que no hacen por ahora sus vecinos) y así, en sólo 59 años, erigió un Estado que es ejemplo para el mundo y al mismo tiempo su propio orgullo. Y trabajando en medio de misiles y bombas que explotan ininterrumpidamente contribuyó de paso con grandes adelantos en los campos de la agricultura, la tecnología y la ciencia, en su beneficio y en el de la humanidad entera. Y todo ello sin pedir otra cosa a cambio, no un trato de excepcionalidad como le endilgan algunos (mayormente intelectuales de fuste), sino, solamente, de igualdad. Aún no lo ha logrado, en su lugar, gracias al chantaje de los petroleros árabes (que oportunamente lo habían abarrotado con los excedentes de desarrapados de su pueblo, a quienes más adelante, cuando no pudieron acoquinar militarmente a Israel, llamaron o inventaron como “el pueblo palestino) se ha echado encima miríada de enemigos, desde la extrema izquierda a la ultra derecha más rancia. Y por ello está obligado a seguir peleando, cuando su único anhelo es la paz. Pero, en tanto no consiga esa paz, que debe llegar también, y fundamentalmente, con seguridad, tendrá que seguir haciéndolo. Porque Israel y el pueblo judío (aunque no debería ser necesario aclararlo ya que son una misma cosa), pelearon, pelean y sin duda alguna seguirán en su lucha por conseguir la grandeza implícita en su pacto con Dios, quien oportunamente les había prometido y desde luego cumplido con la promesa al haberles permitido retornar, a esa tierra por la que batallan cotidianamente. Con la única ventaja, si se la puede llamar así, de contar, como ocurriera en los gloriosos tiempos del Rey David, con un ejército lo bastante poderoso como para lograr sus objetivos y mantener incólume la plaza. Porque Israel y los judíos tienen una determinación que nadie conseguirá torcer, aun con sus manifiestas equivocaciones y excesos, frutos no de su codicia sino de una guerra insensata que otros le han planteado. E inclusive si las cosas se les ponen difíciles (si las presuntas tratativas de paz se malogran y hay nuevas Intifadas y bombas), les queda aquello de Arturo Jauretche, un memorable verso que escribió por otros motivos, pero que para el caso les viene de perillas:

...en eso murió Ramón,
jugando a risa su herida,
siendo grande la ocasión,
lo de menos... es la vida

jueves, 8 de noviembre de 2007

LA PUNTA DEL ICEBERG por rav Michael Laitman


Según la sabiduría de la Cábala, la causa de la crisis actual radica en las leyes que rigen la naturaleza y la forma en que nosotros, la humanidad, nos relacionamos con ellas. Como la ciencia lo ha comprobado, la naturaleza se mantiene en constante armonía y equilibrio pero, de verse amenazados, de inmediato se activan los mecanismos necesarios para restaurarlos.


Durante el verano pasado en Norteamérica, mientras en algunas regiones hacía un calor sofocante, en otras, había inundaciones. Gran parte de Europa y Asia estaba literalmente ardiendo o sumergida bajo las aguas, reportándose deslaves y ríos desbordados. Donde los daños no venían del cielo, llegaban de las entrañas de la tierra. Perú se recupera de un mortífero terremoto y en Japón la central de energía nuclear más importante fue clausurada después de que un sismo provocara una fuga radioactiva.


Muchos científicos ya están admitiendo que estos desastres son tan sólo la punta de un iceberg de inconmensurables proporciones. Ya no nos preguntamos si una catástrofe mayor podría ocurrir, sino cuándo sucederá. ¿Será posible que empecemos a pensar que el ambientalista James Lovelock tuvo razón al titular su libro ``La venganza de Gaia'' (Tierra, según la mitología griega)?


El 20 de agosto de 2005, tras desoídas advertencias, el huracán Katrina golpeó la costa este de Louisiana arrasando las ciudades de Nueva Orleans, Biloxi y poblaciones aledañas. El saldo fue casi dos mil muertos y un costo económico mayor a cualquier otra tormenta en la historia. A más de dos años, las heridas provocadas por Katrina no han cicatrizado.


Una mirada rápida a los desastres naturales alrededor del mundo, nos revela un patrón de sucesos de creciente severidad y frecuencia. Las inundaciones en Corea del Norte cobraron cientos de vidas, al igual que el terremoto en Perú y los torrentes provocados por el Monzón en China. Los incendios en Italia y Grecia afectaron grandes extensiones de terreno, dejando poblados reducidos a cenizas.Gran parte del Oeste Medio de los Estados Unidos se vio saturado por las incesantes lluvias, ocasionando que los ríos crecieran muy por encima de los niveles de sus cauces. Miles de norteamericanos perdieron sus hogares. Otras calamidades ocurridas este año son los incendios en California y el tornado que arrasó Greensburg, en Kansas.


El clima está de moda


Hollywood también ha hecho suyo este tema. Los documentales de Al Gore ``Una verdad incómoda'' y ``La hora once'', narradas por Leonardo DiCaprio, son claros ejemplos de esta tendencia. Los periódicos más serios dedican varias columnas al tema del medio ambiente. Tal parece que a casi 250 años de la revolución industrial, finalmente empezamos a admitir sus consecuencias. Si antes nos preocupaba la supervivencia de algunas especies, hoy la supervivencia de todas las especies, incluyendo la nuestra, se encuentra en peligro.


Si no modificamos radicalmente nuestro modo de pensar, la naturaleza se encargará de hacerlo por nosotros, cobrándonos un precio muy alto por sus enseñanzas.


Una nueva visión de la naturaleza


El principio de interconexión y unidad determina que todas las partes de la naturaleza deben trabajar no para su propio sustento sino para el del sistema en conjunto. A excepción del hombre, el instinto de conservación del equilibrio es un atributo inherente en todos los niveles de la naturaleza: inanimado, vegetativo y animado. Por consiguiente, en el universo entero, la humanidad es el único elemento disociado.


Así, al corregir la naturaleza humana repararemos los demás elementos del entorno, pero si continuamos fracturando su equilibrio sólo intensificaremos y prolongaremos nuestras dificultades. La Cábala nos enseña que el único camino que nos queda para ayudarnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea es trabajar” internamente, reemplazando nuestro deseo de auto complacencia por el deseo de satisfacer al sistema”.


El hombre es el lobo del hombre


Cada día nos volvemos más y más egoístas, aumentando las desavenencias y alejándonos del principio de unidad. El hombre no sólo explota a sus semejantes, a los animales, plantas y minerales, sino que también se complace en erigirse sobre la ruina de los demás. Y cuando más egoístas somos, mayor es la reacción de la naturaleza para restablecer el equilibrio.


Por esta razón, sentimos que está cobrando venganza, cuando en realidad, sencillamente intenta corregir el daño que hemos causado.La naturaleza no puede, ni otorga concesiones. Podemos continuar escondiendo la cabeza en la arena, pero si lo hacemos, es muy probable que se quede enterrada. El tiempo apremia, pero aún podemos salir del fango, asumiendo el compromiso juntos.


La alternativa


Los seres humanos tomamos lo que queremos sólo para nosotros mismos. Sin embargo, como las leyes de la naturaleza han sido predeterminadas y son inalterables, no tendremos otra opción sino optar por unirnos y retribuir, participando voluntariamente en el proceso”, en vez de seguir a ciegas, chocando constantemente contra obstáculos imprevistos. De hecho, la ventaja privativa de los seres humanos es la habilidad de comprender cómo y por qué la naturaleza opera en la manera que lo hace.


La sabiduría de la Cábalá nos ofrece un método de auto estudio y auto transformación, dándonos una explicación coherente de las leyes comprobadas por los cabalistas en el transcurso de casi cinco mil años. Aunque la terminología ha ido cambiando, adaptándose a las necesidades de los estudiantes en diferentes épocas, los principios han permanecido tan inamovibles como la naturaleza misma, puesto que es a ésta que dichos principios se refieren.


La naturaleza no nos creó con el poder de la reciprocidad, pero sí nos proporcionó los medios para adquirirla por elección propia. Al hacerlo, la recompensa es el desarrollo de capacidades de omnipotencia y omnisciencia. Tan sólo se necesita la voluntad para dar el primer paso.