Google

martes, 15 de julio de 2008

REFLEXIÓN DIARIA

La mayoría de nosotros estamos atascados en el fango preocupándonos acerca de lo que será mañana o siendo duros con nosotros mismos culpándonos por lo que fue ayer.
¡Imagina qué maravillosa sería la tierra si ya no existieran el miedo o la culpa!
No, seriamente, imagina que pacífica y productiva sería tu vida si fragmentos de miedo y culpa ya no anduvieran desenfrenados a través de tu conciencia.
Sin todo ese parloteo deteniendo el fluir de tu vida, ¿qué harías diferente hoy?