Google

jueves, 10 de julio de 2008

PARASHÁ JUKAT por Rav Peter Tarlow


"Aceptamos que estas verdades son auto-evidentes, que todos los hombres están creados iguales, que han recibido desde su Creador derechos inalienables, entre ellos el de la vida, de la libertad, y el derecho de trabajar por su propia felicidad - Que para conseguir estos derechos, los gobiernos han sido establecidos por los hombres, y que los gobiernos reciben su derecho de mandar del pueblo - que cuando cualquier forma de gobierno se vuelva contraproducente a estos objetivos, es derecho del pueblo alterar o abolirlo e instituir un nuevo gobierno, poniendo su base en estos principios y organizando su poder de la manera que asegure la seguridad y la felicidad del pueblo (del 2º párrafo de la Declaración de Independencia de los EE.UU.)


Para los de nosotros que somos estadounidenses la parashá para esta semana "Jukat" (Números 19:1-22:1 y significando "la ley constitucional") no podría ser más apropiada para esta fiesta nacional de independencia.


El tema de la parashá actual es ir desde la dependencia a la independencia. Durante nuesto recorrido por el libro de Números vemos a un Moisés poco a poco fracasándose o debilitándose. En lugar de enseñar a la gente a crear un nuevo liderazgo vemos un Moisés que se convirtió en nada más que un padre, esforzándose en realizar los deseos constantes del pueblo. La parashá nos relata que Moisés llega a su punto más bajo de liderazgo cuando en vez de hablar con la roca él la pega y nos dice (20:10): "Shmu-na ha'morim haman ha'sela hazeh notzim lajem mayim/ Escuchad Vds. los rebeldes, ¿les sacaremos agua de esta roca?


La tarea de Moisés no era hacer por el pueblo sino capacitarlos para que se lo hagan por sí mismos. Los líderes judíos nunca son salvadores sino profesores. El pecado de Moisés era que hizo al pueblo dependiente en él en lugar de independizarlos de él.


El lector estadounidense no puede leer esta historia sin relacionarla con las ideas expresadas en la Declaración de Independencia. Este documento nos recuerda que no hay nadie que dé los derechos inalienables a su prójimo, son de D'ós. Como la Torá nos enseña que los gobiernos existen solamente por el bienestar del pueblo y no al contrario. Nos enseña que cuando un gobierno existe solamente por sí pierde su legitimidad.


Los padres fundadores de la revolución norteamericana comprendieron bien los principios encontrados en la sección semanal de esta semana y los incorporaron al tejido social y político de esta nación. Estas ideas han llegado a ser un símbolo de la luz de la verdad y de la esperanza por toda la humanidad No solamente nosotros los norteamericanos hemos disfrutado de su verdad sino todos los hombres de buena voluntad por todo el mundo.

¡Les deseo un feliz 4 de Julio!



Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M