Google

martes, 17 de junio de 2008

REFLEXIÓN DIARIA

Los cabalistas no sienten culpa.
¿Por qué? Porque ellos comprenden que cuando estamos continuamente pegándonos a nosotros mismos por un error que hemos cometido, en realidad sólo estamos alimentando a nuestro Oponente. Para poder avanzar en nuestras vidas, tenemos que perdonarnos a nosotros mismos.
De acuerdo, dijimos algo estúpido, herimos los sentimientos de alguien, decepcionamos a un amigo. ¿Qué bien hace el estar reviviéndolo continuamente? Lo mejor que se puede hacer es reír acerca de ello y pensar cómo lo puedes hacer diferente la próxima vez.
Al dejar ir el odio hacia uno mismo, inyectándole humor, nuestro ego queda despedazado y removemos el juicio de la acción.
Salte del apuro hoy mismo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

REPARAR LO REPARABLE,DESCUBRIR SI UN MAL HABITO NOS CONDUJO A UNA MALA ACCION Y CORREGIRLO Y LUEGO SI,OLVIDAR SIN CULPA QUE LA CULPA PARA NADA SIRVE

JAE dijo...

Es cierto que no nos aporta nada el centrarnos en aquello que hemos hecho mal, es mucho mas útil tratar de cambiar ese resorte que nos induce a obrar de dicha forma (aunque nos cueste mucho....).
Gracias por su página y sobre todo por lo que contiene.