Google

domingo, 15 de junio de 2008

¿PREPARÁNDONOS PARA EL DILUVIO? Por Rav Michael Laitman


Ubicada en el corazón de una isla congelada, a 1.000 kilómetros de distancia del Polo Norte, se mantiene esta caja fuerte, la nueva arca de Noé, en condiciones tales que si se cortara el abastecimiento eléctrico indeterminadamente, la temperatura se mantendría en los cinco grados centígrados.


Invulnerable a todo contratiempo malintencionado y custodiada por guardias armados, esperará pacientemente dicha arca inmortal el día del juicio final.El arca, el diluvio y el desconciertoEl mito amenazador del fin del mundo, causado por el comportamiento inadecuado de los seres humanos, se cierne de manera aterradora sobre nuestras cabezas por más de 5.000 años.


Según la historia del arca de Noé, D's, que tenía una gran estima por Noé, le advierte acerca del diluvio y le da instrucciones para la construcción de un arca. El ingenuo Noé trata de convencer a sus contemporáneos de que corrijan su camino, pero después de sufrir duros agravios de ellos, comienza la construcción del arca y junta ejemplares del mundo mineral, vegetal y animal. Incorpora a sus familiares, finalizando así su cometido, y en el momento que están todos bajo llave y protegidos, comienza el diluvio.Al término de cuarenta días, los únicos que sobreviven son los que se refugian en el arca. Otros ciento cincuenta días transcurren, y Noé y sus acompañantes desembarcan para iniciar todo de nuevo.


La emocionante historia finaliza cuando, teniendo como fondo el arco iris, D's promete que no habrá otra inundación más.


Los grandes cabalistas del siglo anterior, Rav Kuk, Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam, autor del Comentario Sulam sobre El Libro del Zohar) y Rav Baruj Ashlag (hijo y sucesor de Baal HaSulam) vieron en la historia del diluvio y el arca de Noé un significado mucho más profundo: el modelo del desarrollo espiritual del ser humano.El métodoLa sabiduría de la Cábala trata sólo de las fuerzas internas espirituales del hombre, y no se involucra en los acontecimientos que ocurren en el plano de este mundo. Cuando los cabalistas utilizan palabras como agua, arca, animales, seres humanos y demás, lo hacen para describir estados espirituales que experimenta el hombre en el interior de su alma.


Los cabalistas describen una lucha incesante que ocurre en nuestro interior entre dos atributos principales: uno es la entrega incondicional y el otro, la naturaleza egoísta que exige recibir placer para sí misma, a todo precio.En Cábala se atribuye la cualidad de otorgar a la Sefirá llamada Biná, simbolizada por la letra hebrea Mem final.


El agua, en la historia del diluvio, representa estas dos cualidades: la de otorgar y la de recibir egoístamente. El valor intrínseco del agua es de servir como una fuente de vida (la cualidad de entrega), o de destruir y extinguir (la cualidad de recibir egoístamente). La expresión "El agua sube y el diluvio inunda la tierra", por consiguiente, se refiere al proceso que simboliza el gran desconcierto en el que se encuentra el hombre.Para escapar de esta confusión, el hombre tiene que entrar en el arca, que por su forma que recuerda a la letra hebrea Mem, representa la habilidad de la Sefirá de Biná, de formar una especie de útero protector, que da un poco de paz y tranquilidad al hombre.


Dentro del arca, él crece como un bebé que se desarrolla protegido por la agradable calidez del útero, y logra superar las luchas que estallan en su interior, por encima del intelecto y los sentimientos. Al finalizar los nueve meses, cae el agua y el hombre sale limpio y entero al nuevo mundo.El conjunto de elementos que Noé juntó en el arca representa cualidades, ideas y deseos que componen el mundo interior de todo hombre. El enfrentamiento a ellos lo conduce a un proceso de investigaciones y reflexiones internas, en cuyo final, encuentra respuestas y sentido a su vida.Manual de usoEn el nivel práctico, el arca representa en nuestras vidas el nuevo entorno que tenemos que elegir para alcanzar nuestra meta espiritual. En general, éste se compone de otras personas que anhelan llegar a la misma meta y que se apoyan mutuamente en el recorrido.


La confusión que envuelve al hombre es como el agua que sube incesantemente y trata de hundir la búsqueda interna del hombre, arrastrándolo a costas falsamente seguras en el reino del ego. Un poco antes de que sea demasiado tarde, puede el hombre entrar en el arca," y allí, en el entorno seguro, él se plantea acerca del sentido de su vida.Cuando termina finalmente el proceso, puede salir nuevamente al mundo" con fuerzas renovadas y una gran fortaleza interior.