Google

martes, 29 de mayo de 2007

Libre albedrío por Rav Laitman


Extracto de Entrevista al Rav Dr. Michael Laitman Programa: ‘El Aleph’ - Grupo Radio CentroMéxico, Enero, 2007 Con: Emilio Betech, Dinorah Isaak, Enrique Shmelnik
11 de abril, 2007


“Hay que tomar la libertad como una ley natural que se extiende hacia toda forma de vida, así como vemos morir a los animales cuando se les quita la libertad. Este es un testimonio fiel que la Supervisión General no acepta la esclavitud de ninguna criatura... “…Sin embargo, antes de pedir la libertad, tenemos que asegurar que tenemos la capacidad de actuar libremente, con libre elección.
(Yahuda Ashlag, “La Libertad”).


EB: Hablando de nuestras vidas y hablando de todas estas situaciones que a veces luchan en contra de nosotros, usted ha hablado mucho del dolor, la función que tiene el dolor como individuo, como sociedad. Dr. Laitman, ¿por qué sentimos dolor?
ML: Porque no estamos en equilibrio con la naturaleza. En los niveles de existencia del inanimado, vegetativo y animal, la naturaleza activa la vida de manera instintiva. Al ser humano, sin embargo, la naturaleza le deja libertad, pero puesto que nosotros no sabemos cómo arreglarnos, terminamos sufriendo. En la medida que podamos llegar al equilibrio con la naturaleza, recibiendo y aceptando sus órdenes, realizándolas y cumpliéndolas correctamente, nos sentiremos mejor.
DI: Eso quiere decir que ¿el libre albedrío no funciona como debe, si no hay un camino espiritual?
ML: No funciona para nada. Nadie de nosotros en nuestro mundo tiene libre albedrío. Nadie de nosotros es libre.
EB: ¿No somos libres?
ML: No. ¿Tú elegiste cómo o cuándo nacer? ¿dónde y en qué familia? ¿con qué atributos?
EB: No elegí dónde nacer pero sí elegí levantarme, qué ropa ponerme, qué desayunar. Decidí venir aquí hoy…
ML: Momento, momento. No elegiste a tus padres, ni la formación, la educación que te dieron, ni los atributos con los que naciste y ahora eres grande; el producto de todo lo que te dieron, lo cual no habías elegido. Y hoy día, ya actúas, funcionas de acuerdo a lo que recibiste. Entonces, ¿dónde está aquí tu libre albedrío?
Y aparte, incluso la investigación biológica dice que todo lo que hacemos está influenciado por nuestros genes. Tenemos un gen que nos hace robar, un gen que nos hace beber, otros que te hacen bueno o malo, etc. Todo viene de los genes, de la Genética. Entonces ¿dónde estamos nosotros? ¿dónde está nuestra libertad? Si pudiésemos investigar y examinar a la persona en total, hubiéramos descubierto que no tiene nada libre. La libertad existe sólo bajo la condición que te eleves al plano de la información, al Mundo Superior y te conectas allí con las fuerzas que te activan.
ES: Por eso, de acuerdo con el judaísmo hay una frase que dice que “Todo está en manos del cielo, excepto el temor al cielo”; es decir, que el libre albedrío existe sólo en la medida de actuar bien o mal, porque si fuera de otra manera una persona que mata podría decir que lo hizo porque ya estaba escrito; que no fue libre al decidirlo.
ML: Es cierto.
EB: Y entonces, ¿no tiene responsabilidad una persona que asesina?
ML: Pero nosotros en nuestro mundo no vemos el cuadro entero y por lo tanto tratamos a la persona como es. Pero en realidad, todo está manejado en él mediante toda clase de fuerzas. Enrique dijo correctamente que “Todo está en manos del cielo, excepto el temor al cielo”, pero el temor a D’os yace precisamente en tu deseo de elevarte a ese mundo y cambiar tu destino desde allí. Esto se va a ir revelándose en los próximos años, y de hecho, ya se está descubriendo en toda clase de ciencias, el hecho de que no somos libres.
EB: ¿Pero tenemos que confiar y creer en la ilusión de la libertad, entonces?
ML: Sí, seguro.
DI: Estas fuerzas, ¿podemos decir que también hablan del bien y el mal o es una fuerza universal que no divide?
ML: Nuestro mundo es todo malo porque no estamos haciendo nada bueno. Todo lo que hacemos, lo hacemos para nosotros mismos; para mi propio bien.
DI: ¿De ahí, del punto del egoísmo?
ML: Sí.
DI: Lo que uno lucha para ser un ser distinto es ¿hacer los cambios que quitan el egoísmo?
ML: No puede ser un ser distinto; se estaría mintiendo a sí mismo. Cuando te hago un favor, lo hago solamente para aprovecharme de ti. Lamento, pero así es. ¿Cuándo llegamos entonces a ser realmente buenos? Cuando empezamos a ver el mundo espiritual y descubrimos cuán interconectados estamos entre nosotros como las células en un cuerpo vivo. Entonces, veo que si te estoy haciendo algún daño, me lo estoy causando en realidad, a mí mismo. Solamente bajo esa condición dejo de ser malo y me convierto en bueno. O sea que es imposible llegar al bien sin ver el cuadro entero, aquella zona espiritual. Y antes de eso, todos nosotros somos malos.
DI: Sí, pero, sí existen muchas personas que conscientes otorgan el bien al otro… ¿sí existen?
ML: Es porque les duele el corazón y no porque quieren hacer el bien a los demás; se calman a sí mismas.
EB: ¿Sentimientos de culpa?
ML: Sí. Porque todos nosotros somos egoístas, nuestra naturaleza es totalmente egoísta. Incluso los padres con sus hijos actúan por interés propio. Los animales también…
Estoy hablando desde el punto de vista científico, investigativo. Puede ser que desde el punto de vista personal, emocional, esto no nos parezca tan atractivo, pero así somos.
Sin embargo, es precisamente para esto que se nos ha otorgado la Cabalá; para que al estudiarla nos elevemos por encima de nuestro carácter innato, uniéndonos con la Fuerza Superior, experimentando por consiguiente una vida llena de alegría, paz y seguridad.
* El Rav Dr. Michael Laitman es máster en cibernética, doctor en filosofía y cabala, profesor de ontología y teoría del conocimiento. Es fundador y presidente de Bnei Baruj y del Instituto ARI, en Israel.