Google

viernes, 30 de noviembre de 2007

PARASHÁ VAYESHEV rav Peter Tarlow


Se llama la parashá para esta semana "Vayeshev". Empieza en el Libro de Génesis 37:1 y sigue hasta Génesis 40:23. El temario principal para esta sección semana trata de las historias famosas de José y su arrogancia y los celos provocados por su Ktonet-pisim (significa "bata/túnica de rayas" y a veces traducida como su "Túnica de Seda.").


No cabe duda que en la misma manera que Jacobo necesitaba transformarse desde un joven arrogante y difícil en un ser espiritual, también su hijo predilecto, Yosef (José) tendría el mismo desafío. Es decir que como un joven, José también era arrogante y egocéntrico. Yosef era un joven precoz e inteligente pero también arrogante y difícil. El texto nos deja como una pregunta abierta si los defectos de su personalidad existían a causa del favoritismo de parte de su padre Jacobo o eran simplemente parte de la naturaleza de su ser.


Se puede leer estas primeras historias acerca de la vida de José como retratos biográficos de familia. No obstante, otra interpretación del texto es ver cada hermano representando visiones distintas (lo que se llama en alemán: Weltanschauung) de la misión nacional e histórica de Israel. Visto de esta perspectiva, José representa una visión en que el pueblo judío está abierto a las corrientes culturales del mundo. Vemos un José que interactúa con el mundo y en sus interacciones con los otros también él les enseña algo de la sabiduría de Israel. En oposición, su hermano Juda (Yehuda) representaba una misión completamente diferente. La visión de Juda era proteger lo distinto de Israel, de separarnos del mundo y establecer "lo nuestro".

Este conflicto entre "hermanos" representa el conflicto sociológico que acontece cuando quiera dos pueblos se encuentran y por supuesto ha sido hasta hoy parte de los conflictos internos de nuestro pueblo. ¿No eran los Hasmoneans (de Janucá) los herederos de la visión de Juda? Para desafiarnos aún más ¿No hay ventajas y desventajas en las dos visiones o puntos de vista?


En lo postivo, el "Weltanschauung" de José produzca un sentido de apertura al mundo y permite que las culturas distintas se fecunden/se aprendan una de la otra. En lo negativo, su punto de vista resulte en la asimilación y hasta en la esclavitud. En cambio, el punto de vista más nacionalista de Juda provea la creatividad, y el desarrollo nacional pero a la vez provoque el aislamiento político y social.


La parashá para esta semana nos recuerda que en la misma medida que José y Juda eran hermanos de la misma familia, nosotros también debemos encontrar las maneras de unir e integrar estos dos visiones tan distintas de nuestro papel en la historia del mundo. ¿Cómo creamos el equilibrio entre lo distinto y lo universal, la particularidad y las interacciones con los otros? Estas son las preguntas que hemos hecho en cada generación, desde la época de esta parashá hasta la nuestra. Son no solamente nuestras preguntas pero en una época de integración entre naciones nos hacen la pregunta cómo mantenemos la belleza de cada cultura en un mundo de globalización económica. En el pasado la repuesta ha sido guerras civiles, ¿Será esta vez diferente?


Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M