Google

jueves, 12 de julio de 2007

EL QUINTO MANDAMIENTO por Rav Michael Laitman

El Quinto Mandamiento
Si realizáramos una encuesta alrededor del mundo, con una sola pregunta: ¿qué son los Diez Mandamientos?”, hay una gran probabilidad que la mayoría de las respuestas serían: ``Se trata de diez leyes morales que fueron impartidas al pueblo de Israel en la Escena del Monte Sinaí''”, o algo por el estilo. Si les hiciéramos la misma pregunta a los cabalistas, sin embargo, las posibilidades de recibir una respuesta totalmente opuesta son muy altas.Los Diez Mandamientos, de acuerdo a la Cábala, son diez leyes espirituales que guían al ser humano en su sendero espiritual hacia la Meta de su creación.Miremos como ejemplo el Quinto Mandamiento: ``Honra a tu padre y a tu madre”''. A primera vista, éste parece ser una ley que tiene como objetivo enseñarle al hombre cómo comportarse en su vida familiar, lo cual es válido en el plano corporal. Pero los cabalistas nos explican que se trata de una ley espiritual natural, que tiene como fin guiarnos en cómo elevarnos de nuestro grado actual, nuestra naturaleza corporal, al nivel espiritual, superior, llamado en la Cábala Aba ve Ima” (padre y madre en hebreo).
Mundos SuperioresEl cabalista que asciende la escalera espiritual descubre que fuera de lo que siente en este mundo, existe a su alrededor un mundo adicional. Se entera que hay fuerzas que actúan sobre él y manejan todas sus acciones y sentimientos, desde esta área adicional.La palabra Mundo, (Olam, en hebreo) deriva de la palabra Ocultación (haAlamá, en hebreo), lo cual significa que el mundo funciona como un filtro que va disminuyendo la cantidad de Luz Superior -placer- que llega al ser humano.El Mundo Superior está hecho de cinco escalones, colocados uno encima del otro, llamados: Keter, Jojmá, Biná, Tifferet y Maljut.Keter, representa el Creador; Jojmá es llamada Aba (padre) y Biná, Ima (madre). Tifferet y Maljut son llamados Banim (hijos), y representan al creado, el ser humano.Aba ve Ima (padre y madre)Los cabalistas nos explican cómo sucede el ascenso de un escalón espiritual a otro. Dicen que comienza de Keter, es decir, del Creador.La palabra en hebreo que denomina el Creador, Boré, proviene de dos palabras hebreas: Bó (ven) y Reé (ve). Éstas significan la convocatoria especial que manda el Creador al ser humano a través de Aba ve Ima, con el objetivo de que el ser humano se eleve a un escalón espiritual más alto y descubra una realidad espiritual más amplia.Aba ve Ima son dos fuerzas que le ayudan al ser humano a realizar este ascenso. Lo elevan a nuevas alturas espirituales, abriéndole nuevos horizontes.Ima (madre) es el nombre de la fuerza que corrige al ser humano y lo prepara para elevarse a un escalón superior. Esta fuerza le imparte al hombre una Luz Especial, llamada Luz de Jasadim (Luz de misericordia, en hebreo), mediante la cual se eleva de su escalón espiritual actual al próximo.Desde el momento en que el hombre arriba a su nuevo escalón, la segunda fuerza, llamada Aba (padre), le imparte abundancia y lo llena de una Luz Especial llamada Luz de Jojmá (Luz de sabiduría, en hebreo).De esta manera, mediante estas dos fuerzas -Aba ve Ima-, logra el ser humano ir progresando en su camino espiritual.Este proceso se repite una y otra vez. Cada vez que el individuo llega a un nuevo estado, descubre en él Aba ve Ima más elevados, y se apoya nuevamente en ellos para seguir su ascenso a través de la escalera espiritual.¿Quién se merece realmente los honores?En el Libro del Zohar (Parashá, Tetzavé), escribe Rabí Shimón Bar Iojai: ``Y es debido a esta corrección que cambiaron los nombres de Jojmá y Biná a Aba e Ima; Tifferet y Maljut son llamados Banim (hijos)”''.El Libro del Zohar nos revela con esto el significado espiritual del mandato ``Honra a tu padre y a tu madre”'' de la manera siguiente: el que quiere ascender a un grado más elevado, debe honrar -es decir, investigar y reconocer la importancia- del escalón más alto, llamado Aba ve Ima (padre y madre).De esta manera aprende el ser humano, mediante la sabiduría de la Cábala, cómo apoyarse en estas dos fuerzas que recibe de los niveles superiores para ascender la escalera espiritual, hasta llegar al grado más elevado llamado Gmar Tikkún (el fin de la corrección, en hebreo), el grado de amor absoluto y felicidad.