Google

viernes, 20 de julio de 2007

9 DE AV: ¿DUELO O BUEN FUTURO? por Rav Michael Laitman

Según la Cábala, el ser humano tiene que pasar un proceso muy especial durante su existencia en la tierra para llegar al nivel más elevado, el de la Divinidad. Para este fin, debe tener el deseo de alcanzar una vida espiritual, por encima de la materia, en unión y amor totales con el resto de los seres humanos.La formación de este deseo se realiza en cuatro fases de estallidos de egoísmo, llamados Exilio", y su superación, llamada Redención". Este proceso busca llevar al ser humano a la cima de la existencia, el nivel del Creador.En la antigua Babilonia, en la época de Abraham el Patriarca, hace más de 4.000 años, estalló el ego por primera vez, en una civilización que hasta entonces vivía en armonía con la Naturaleza y con el resto de las personas, como una pequeña familia. El hecho causó que dejaran de sentir y entenderse entre sí. Querían controlar a los demás y a la Naturaleza misma, simbolizado por la historia bíblica La Torre de Babel".Abraham descubrió la sabiduría de la Cábala -el método de corrección del egoísmo- y les explicó a sus contemporáneos que hubo este estallido de egoísmo para que se elevaran por encima de él. Les pidió que permanecieran unidos, en amor al prójimo", para mantener su sensación de una existencia plena y eterna. Les dijo que este ego, sólo al usarlo correctamente, los elevaría a un grado superior de existencia y conexión entre sí. Un pequeño grupo de ellos lo acató y lo logró.El segundo estallido de egoísmo de este mismo grupo ocurrió en Egipto, cuando se levantó Moisés y los condujo a su segunda elevación por encima del ego, hacia la Recepción de la Torá, en el Monte Sinaí, usando la Luz de la Torá, la Fuerza Superior que convierte el odio en amor.El 9 de av del año 586 a.C se destruyó el Primer Templo, por un tercer estallido de egoísmo en el grupo de Abraham, saliendo en exilio, por tercera vez, para volver 70 años más tarde, y construir el Segundo Templo.Más de 500 años después, el 9 de av, estalla el ego por cuarta vez, y al no poder superarlo, pierde el grupo de Abraham completamente su grado espiritual: el amor al prójimo, la sensación de la Fuerza Superior, y salen al cuarto exilio. Fue el último estallido de egoísmo, y desde entonces, quedamos 2.000 años en exilio, hasta el día de hoy.

¿Exilio de qué?
De nuestra raíz espiritual, de nuestra conexión con la Divinidad, la Fuerza Gobernante de la Naturaleza, de la sensación de un mundo pleno y exhaustivo. Exilio de la comprensión del propósito de nuestra vida, del flujo eterno de nuestra existencia.En el pasado, por ejemplo, solíamos satisfacernos con mucho menos: comer, beber, niños, una vaca, campo, y ya. Pero, cada generación llega con un deseo de disfrutar más grande que el de la anterior, tiene más exigencias de la vida. Es a esto que llamamos egoísmo: llenarse a uno mismo con toda clase de cosas en mayor variedad e intensidad, trayendo consigo revoluciones culturales, cambios sociales y de Gobiernos, tecnología, y otros.Esto mismo es el Exilio: el desprendimiento de la espiritualidad, la sensación que algo nos falta, una esencia, un propósito.Hoy día, muchos buscan algo diferente, más elevado, pero no encuentran. Caen en drogas, depresión y una desesperación total.El egoísmo nos aleja más y más y las familias se desintegran. Nos separamos, pero descubrimos que esto no nos hace más felices. Esta es la ruina verdadera.Según la Cábala, el estallido del egoísmo busca causarnos la elevación a un nivel superior de existencia, a la sensación espiritual de una vida feliz, en conexión eterna con la Fuerza Superior.

Final del Exilio
Vivimos en una época muy especial: el fin del Exilio espiritual, el último. La única diferencia entre Exilio" (Galut) y Redención" (Gueulá) es por la letra hebrea Alef, que simboliza El Campeón del Mundo", la revelación de la Fuerza Superior, que nos corregirá y ayudará a salir del Exilio.Los cabalistas nos dicen que esta Redención ocurrirá en nuestra generación, o en pocas décadas, pero actualmente ya se siente el gran estallido de egoísmo que nos está llevando a divorcios, transgresiones, terrorismo, drogas, y el deseo general de desprenderse de la vida.Estas son señales claras que el ser humano debe comenzar su ascenso por encima de este tipo de existencia. Es más, todos estos acontecimientos suelen ocurrir, sistemáticamente, el 9 de av, ya que vienen de la misma raíz espiritual del estallido de egoísmo que causa las ruinas.Por otro lado, podemos ver que la Naturaleza misma nos está empujando a unirnos, a ser cada vez más interdependientes; el mundo se está convirtiendo en una pequeña aldea. O sea, el egoísmo nos aleja, pero por otro lado, el mundo se hace más interconectado. Estos extremos incrementan la sensación de impotencia en la humanidad.

La Redención

Los cabalistas explican que la Redención es inevitable, pero que puede llegar de dos maneras: escapando del sufrimiento o buscando una Meta buena y cautivadora hacia un futuro promisorio. Se trata de conectarnos al Mundo Espiritual, de donde descienden las fuerzas que manejan nuestro mundo. Si arreglamos nuestra existencia allí, nos sentiremos bien aquí también.Lo único que tenemos que hacer es llegar a ver que todas las ruinas vienen de nuestro interior, como resultado de la manifestación del ego en todo el mundo, y usar la Fuerza Superior, para que venga y nos una por encima del ego. Entonces, en lugar de perder el control sobre nuestra vida, realizaremos la Meta por la que vinimos aquí.Si nos elevamos y unimos por encima de este ego universal, pasando del odio recíproco al amor fraternal, encontraremos la solución de todos nuestros problemas personales y globales, y nuestro mundo cambiará completamente. Todos nosotros nos elevaremos al máximo grado espiritual, a la Meta de la Creación.Esto también ocurrirá el 9 de av: donde hubo la ruina, ocurrirá el ascenso.