Google

lunes, 11 de agosto de 2008

PARASHÁ MASÉ por Rav Peter Tarlow


Esta semana terminamos la lectura anual del Libro de Números con Parashat Masé. Van a encontrarla en Números 33:1-36:13. En una primera lectura parece que tenga poco que enseñarnos. La gran mayoría de la parashá tiene que ver con el recuento de los viajes de Israel por el desierto de Sinaí y nos ofrece un repaso de las cuarenta y dos escalas de Israel durante su viaje de cuarenta años en el yermo.


El texto da énfasis a la importancia de estas escalas en el comienzo de la parashá con la frase hebrea interesante: Vyijtov Mosheh et motza'ehem l'maseyhem al pi Adonshem v'eleh masehem l'motzaehem/Moisés apuntó sus viajes (las cuales fueron) mandadas por D'ós es decir, todos los viajes etapa por etapa. El lector hebreo enseguida se fijará el juego de palabras o repetición de la palabra "motzeh" y "masá". ¿Qué nos trata de enseñar el texto con esta repetición de palabras?


En gran medida estos capítulos sirven de un resumen del tema principal de Números, es decir que a pesar de los fracasos morales de los hijos de Israel, D'ós ama a su pueblo. Esta parashá subraya el hecho que el Judaísmo es la religión quintaesencial, y prototípico de un D'ós cariñoso. ¿Es posible que el uso de repetición de las palabras nos enseña que D'ós está con nosotros durante los tiempos buenos y malos? Aún más importante, en el Sinaí, D'os nos enseña que es fácil querer durante los tiempos buenos (los años de las vacas gordas) pero el cariño verdadero es más que meramente un sentimiento del corazón, es las acciones que nos juntan a nuestros queridos durante los tiempos malos.


En el Libro de Números D'ós no siempre estaba contento con nosotros. Había momentos cuando tratamos Su paciencia y causáramos a D'os y a Moisés momentos de exasperación. No obstante, a pesar de estas dificultades el lazo nunca se rompió divino entre D'ós y Su pueblo. La parashá para esta semana nos sirve como un recordatorio que debemos querer a nuestros prójimos, a nuestros familiares y a nuestros seres queridos no simplemente con palabras sino también con nuestras acciones.


Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M