Google

jueves, 3 de enero de 2008

PARASHÁ VAYERA por Rav Peter Tarlow


La parashá para la semana que entra se llama "VaYerá". La van a encontrar en el Libro de Éxodo 6:2-9:35. Esta sección trata de una de las partes más problemáticas de la Biblia, el uso de las pestes como una herramienta para logar la liberación nacional. Hay una gran cantidad de comentarios rabínicos sobre la necesidad de estas plagas o si eran morales. ¿Debería haber sufrido el pueblo de Egipto a causa de los pecados del faraón en su liderazgo?



Toda esta historia del drama de la liberación nacional es única entre los otros dramas nacionales. La mayor parte de las historias nacionales presentan ésta como "la rebelión del pueblo" contra una potencia extranjera cruel. Solamente en el caso de Israel D'os recibe el crédito para este logro. Hasta el gran libertador, Moisés, se ve como un mal orador a quien D'ós debe animar para que lleve a cabo su lugar en la historia del pueblo judío. Así en nuestra historia, solamente es D'os que da libertad al pueblo y es D'ós que nos enseña a través de una serie de diez plagas varias lecciones.



Las diez plagas presentan problemas éticos adicionales. Al leer esta historia por la primera vez, parece ser nada más que un cuento de niños. Si la volvemos a leer, sin embargo, en un nivel más sofisticado, vemos una historia más correcta que muchas reediciones de otras historias enseñadas en los colegios.



La Biblia nos enseña dos lecciones importantes. La primera es que la mayoría de la gente tiene miedo de las revoluciones; buscamos lo conocido hasta cuando los patrones nos hacen la vida insoportable. Es la tarea del liderazgo animar a la gente y por eso leemos en esta parashá (6:9) "v'lo shamu el Moshe mikotzer ruach umeavodah kashah/ a causa de la esclavitud cruel aplastó el espíritu del pueblo, ellos (el pueblo) tenían miedo de escuchar." El liderazgo, entonces, debe buscar la manera para desafiar la "atrofia de voluntad" y llevar el pueblo adonde temen ir, y ayudarlos a ver que más allá de la degradación está la época de la liberación.


La segunda lección de esta parashá es que la historia se realiza en el nivel macro y no el micro. Es decir, que los buenos/inocentes también sufren de lo malo causado por las acciones de los culpables que han apoyado un gobierno malo. Este principio bíblico es invariable y corresponde a todos los pueblos y sus gobiernos. Así encontraste con las historias ajenas, el Libro de Éxodo nos presenta con la comprensión que el camino a la libertad no está pavimentado por la gloria sino por las plagas y hasta por el sufrimiento de los inocentes. La libertad está ganada no por alabanzas sino por los temores universales. Visto así ¿Clasificarían Uds. nuestra liberación como un milagro?





Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M