Google

jueves, 31 de enero de 2008

PARASHA MISHPATIM por Rav Peter Tarlow


La parashá para la semana que entra se llama "Mishpatim" y la van a encontrar en el Libro de Éxodo 21:1-24:18. Al leer esta sección semanal por primera vez tenemos la impresión que la parashá solamente gira alrededor de una serie de leyes básicas (e importantes) sobre las cuales existe la sociedad judía.


Una segunda lectura, sin embargo, nos hace pensar en preguntas e inquietudes más profundas. Por ejemplo, ¿Qué papel juega el orden de las leyes en la parashá? ¿Hay algo aún más profundo ocultado en su orden? ¿Están organizadas estas leyes simplemente al azar o muestra el orden una prioridad de importancia? ¿Por qué comienza esta sección semanal con los estatutos y leyes que tratan de la esclavitud? ¿Por qué giran alrededor del número siete las leyes acerca de la esclavitud? ¿Hay una relación entre este número (el cual a menudo representa la libertad en la Biblia hebrea) y las leyes de esta sección semanal?


Quizás "Mishpatim" es más que una serie de leyes, más bien sea un desafío a cada uno de nosotros acerca de la manera que vivimos y las prioridades que damos a los principios que gobiernan nuestra vida. Además ¿Podemos convertirnos en esclavos a causa del desorden y el caos interno de nuestra vida? La Biblia nos da una indirecta enseñándonos que la esclavitud es más que ser controlado por el otro. Esta sección se da cuenta que la esclavitud comienza con sí mismo. A la pregunta: ¿Podemos convertirnos en esclavos de nuestros propios vicios y falta de organización?


La respuesta es que sí.


Si leemos la parashá para la próxima semana desde esta segunda perspectiva vemos que un tema bíblico importante se pone a emerger. Es que la ley y el orden son más que meramente un sistema de control social, más bien son el vehiculo organizador que permite que seamos los socios eternos de D'ós en el teatro eterno de la creación.


Esta parashá entonces nos enfrenta con la hipótesis que por medio de un sistema de jurisprudencia justa llegamos a ser los socios de D'ós y así transformaremos la entropía en orden. Mishpatim entonces nos enseña viajar moralmente desde el estado inicial de Génesis de "tohu vaVohu/ Caos total y completo" hasta una sociedad que funciona. Nos desafía forzándonos a contemplar qué es vivir en un mundo de cambios rápidos y en un mundo lleno de inestabilidades. ¿En este "mundo actual de una cacofonía de opciones" cómo escogemos nuestras prioridades? ¿Hemos creado el caos de la libertad en el cual llegamos a ser esclavos a demasiadas opciones? ¿Es posible que haya demasiadas opciones? ¿Qué opinan Uds.?

Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M