Google

jueves, 28 de junio de 2007

BALAK. UN PUEBLO ETERNO. Rav Kook

Junto con el Shema

En la parasha de Balak, encontramos versos proféticos de exquisite belleza, y una historia inspiradora sobre la protección de D’s al pueblo judío. Pero para apreciar verdaderamente esta porción de la Torah, deberíamos considerar una notable enseñanza de los Sabios.
El Talmud [Berachot 12b] relata que los rabinos contemplaron incorporar esta lectura a sus oraciones diarias, junto a la recitación del Shema. Verdaderamente esto es un declaración increíble.¿Que lección contienen las palabras de Balaam – un profeta infame, lleno de un odio sin sentido por el pueblo judío – que posibilitaría compararla con las más fundamentales creencias de la Torah, como es el Shema,la pieza central de las oraciones judías?
Afortunadamente, el Talmud nos da la clave que hace a esta parashah tan significativa. Su mensaje único, decimos, puede ser encontrado en el verso siguiente, comparando al pueblo judío a un tremendo león.
"[Israel] se agacha, se tiende como un león y como una leona, que desafía a lo que le rodea?" [Num. 24:9]
Sí, es una hermosa metáfora que describe la fuerza y resistencia del pueblo judío. Pero ¿Justifica este verso leer la porción entera de Balak dos veces diarias, junto al Shema?

El tercer axioma

Claramente, los Sabios ven un enlace interno entre Balak y el Shema. Para entender esta conexion, debemos analizar primero las ideas principales del Shema. Los Sabios enseñaron [Berachot 13a] que el primer pasaje del Shema expresa la unicidad de D’s y la aceptación total del reinado de D’s; el mensaje del segundo párrafo es la aceptación de las mitzvot.
No obstante, a estos dos axiomas del judaísmo – la unicidad de D’s y la aceptación de las mitzvot – les falta un enlace común. ¿Cuál es la entidad que las combina, que permite el desempeño de las mitzvot para conducir a la larga a la aceptación universal de D’s? El enlace perdido es el pueblo judío.
Las aspiraciones expresadas en el Shema requieren un pueblo que, a través de las generaciones, cumpla las mitzvot y de ese modo revelar la unicidad de D’s al mundo. Esta es la misión del pueblo judío. De hecho, fueron creados específicamente para este propósito, como está escrito, "He creado este pueblo para mí, así que ellos dirán Mi alabanza " [Isaiah 43:21].
Ahora podemos entender porqué los Sabios desearon añadir este particular verso a la recitación del Shema. La metáfora de Balaam compara al pueblo judío con un león dormido a quien nadie se atreve a molestar. Todos temen los poderes formidables de esta majestuosa criatura, incluso mientras duerme. El poder latente del pueblo judío es tal que, incluso cuando duerme, incluso mientras está desterrado de su tierra y disperses entre las naciones, su naturaleza eternal es legendaria.
La resistencia del pueblo judío a través de las generaciones, a pesar de todas las violaciones sin par de todas las leyes de la historia, les permite persistir en su sagrada misión de proclamar la unicidad de D’s. Su naturaleza indestructible es en sí misma una santificación del Nombre de D’s.

Nacionalismo judío.

Si la relevancia de la parashah de Balak puede ser reducido a este simple verso, entonces ¿Porqué no puede añadirse solo este verso a las oraciones diarias?
El Talmud explica que no podemos añadir este verso por sí mismo, ya que la Torah no debe ser arbitrariamente separada. "Cualquier sección que Moisés no ficidió, nosotros no podemos dividirla."
Esta explicación requiere un mayor examen. Podemos encontrar muchos versos individuales incorporados a la liturgia ¿Porqué no éste?
Aparentemente, separando este verso particular del resto de la profecía de Balaam plantea un peligro especial. Por sí mismo, el verso podría ser interpretado como un nacionalismo ensalzado en su propio beneficio. La fuerza única del pueblo judío no existe para un nacionalismo centrado en sí mismo, para las conquistas militares y para el engrandecimiento nacional. La naturaleza eterna de Israel debe ser entendida dentro del contexto de su misión especial, promulgar el Nombre de D’s al mundo. Por eso deberíamos tener cuidado en no separar este verso del resto de la porción.

Valorando el Mensaje de Balak

Al final, los Sabios no añadieron la parashah de Balak a las oraciones diarias. Sintieron que una adición larga sería demasiado grande para el parte del pueblo.
Leer esta porción sería una carga, ya que su mensaje no sería adecuado para todas las ocasiones. No todas las generaciones son capaces de apreciar le papel jugado por la entereza nacional de Israel para alcanzar sus metas espirituales. Ya el mismo hecho que los Sabios querían añadirlo, indica que en un tiempo este mensaje será aceptado e interiorizado por la nación como un todo.

[Adaptado de Ein Ayah vol. I, pp. 67-68]