Google

miércoles, 3 de octubre de 2007

HOSHANA RABA por Yehudah Ben Abraham

Cuando Sucot llega a su fin, hay tres días especiales más en el calendario hebreo.
El más familiar para todos es Simjat Torá. Los otros dos son: Hosanna Rabá y Shemini Atzerret. Todos ellos tienen un gran contenido que nos enseña sobre ideas, valores y puntos de vista judíos.


Hosanna Rabá es la traducción de “Gran Hosanna”, un nombre dado al séptimo día de Sucot. Nosotros celebramos Sucot durante siete días, como en Israel.

Hosanna es la contracción de la frase hebrea “Hoshiah na” (Salmo 118:25), que significa “Te bendecimos, Adonai, sálvanos ahora”. Durante las fiestas de Sucot, se canta diariamente este salmo, incluyendo el séptimo día cuando los judíos llevamos ramitas de sauce llamadas hoshanot. El significado es que participamos del ritual de Hosanna Rabá.

Sucot no solo era un tiempo para agradecer por una provechosa cosecha. En el tiempo del Templo, los judíos veíamos en el una oportunidad adicional de buscar el perdón por nuestros pecados. Aunque Iom Kipur se mantenía como el día central de la expiación, a través de Sucot los judíos implorábamos a D’s para que nos salvara ahora. También en los tiempos del Bet HaMikdash, en cada uno de los seis primeros días de Sucot, los judíos realizábamos una sola procesión, o hakafot, alrededor del altar mientras se cantaba hoshiah na. El séptimo día se realizaban siete recorridos, de ahí el nombre de “Gran Hosanna”, mientras se recitaba esta plegaria. Después de esto, batíamos las ramas de sauce contra el suelo a los lados del altar. Las hojas caídas eran un símbolo de los pecados, los cuales habían sido eliminados.

De esta manera, los judíos pensábamos que los libros del juicio eran finalmente sellados en Hosanna Rabá. De ahí la apasionada petición de una “última oportunidad” para el perdón.

Hoy en día se realizan siete procesiones alrededor de la sinagoga. Los fieles llevamos lulav y etrog mientras recitamos la oración Hosanna para la liberación. Los judíos más tradicionales golpean las ramas de sauce contra los bancos de la sinagoga hasta que se rompen todas las hojas, un símbolo de la ruptura de todos los pecados acumulados durante el año.

No sé sabe a ciencia cierta si existe alguna relación en que caiga el séptimo día de sucot con que se den siete vueltas alrededor de la sinagoga. Realmente el número siete tiene muchas interpretaciones. Algunos ven en este ritual una recreación de la siete vueltas que se dieron alrededor de las murallas de Jericó bajo el liderazgo de Josué (Josué 6:12-15). Otros sostienen que las siete hakafot representan los siete días de la Creación, y así realizamos un potencial renacimiento espiritual de cada persona ante el año que viene. Cualquiera que sea la razón, está claro que Hosanna Rabá fue y es una afirmación profundamente religiosa del poder salvador de D’s y de la responsabilidad individual de las acciones personales.