Google

miércoles, 3 de octubre de 2007

SIMJAT TORÁ por Yehudah Ben Abraham

Simjat Torá significa “alegría de la ley”. Se refiere a la celebración anual cuando los judíos concluimos las parashot del Libro del Deuteronomio, y empezamos, de nuevo, con el Génesis.

Simjat Torá no es tan antigua como Sucot según la conocemos hoy, Fue en el s.XI que l noveno día tras el comienzo de Sucot tomaría el nombre del ritual festivo de lo que conocemos ahora como Simjat Torá.

Simjat Torá celebra la continuación del compromiso de los judíos con el estudio de la Torá. Cada año en esta estación, completamos la lectura anual de la Torá y empezamos de nuevo el proceso. Haciendo esto, afirmamos nuestra visión de la Torá como un árbol de la vida, y una demostración del ejemplo vivo del estudio durante toda la vida, que no acaba nunca.

Obviamente una fiesta anual de esta naturaleza implica un ciclo anual de la lectura de la Torá. Pero no siempre ha sido este el caso. En la antigua Palestina, los judíos seguíamos un ciclo de lectura de tres años. La costumbre del ciclo anual era una costumbre de la comunidad judía de Babilonia. No fue hasta el siglo octavo que la gran mayoría de los judíos adoptamos el sistema anual. De hecho algunas congregaciones reformistas americanas y alemanas todavía preservan el ciclo tri-anual.

Simjat Torá es una celebración festiva. Los rollos de la Torá son tomados del Arca y son llevados por los miembros de la congregación alrededor de la sinagoga durante siete vueltas.
Durante estos siete recorridos, Hakafot, quienes no portan los rollos llevan banderas de múltiples colores y cantan canciones hebreas. El servicio de la Torá es el mayor evento de la celebración de Simjat Torá. Un miembro de la congregación abre la Torá y lee la última sección del Libro del Deuteronomio. Tradicionalmente esta persona es llamada jatán Torá, novio de la Torá. Una segunda persona abre otro rollo de la torá y lee la sección primera del Génesis. Esta persona es tradicionalmente llamada jatán Bereshit, novio del Bereshit. Se considera un gran honor formar parte de este importante ritual, y aquellos que son invitados a él suelen ser líderes de su comunidad judía.

De hecho muchos eruditos interpretan el ritual de Simjat Torá como una boda simbólica del pueblo judío con la Torá. Los elementos comunes son las siete vueltas que se dan y los nombres de novio de la Torá y novio del Bereshit utilizados.

Los orígenes de la costumbre de agitar banderas coloridas no están muy claro. Algunos estudiosos dicen que el marchar con las banderas recupera la historia de las antiguas doce tribus de Israel, cuando cada tribu tenía su propio estandarte.

En muchas sinagogas, muchos niños que aún no son Bar/Bat Mitzvá son llamados a la Torá. Ante la congregación entera, y con un tallit extendido sobre sus cabezas, reciben una bendición especial del rabino. Simjat Torá también es el momento en que los niños entran en la escuela religiosa y son llamados a la bimá y bendecidos en una hermosa ceremonia de consagración.

El mensaje simbólico de estas costumbres y de Simjat Torá nos habla a cada judío en cada generación. La Torá es posesión del pueblo judío. Es nuestra herencia, nuestra historia, nuestra vida. Sus enseñanzas han servido como pacto, enlazando a los judíos, jóvenes y viejos, en todas las generaciones, sobre el tiempo y el espacio, en cada tierra donde hemos vivido. Y las palabras que pronunciamos cuando acabamos de leer la Torá y empezamos de nuevo cada año son las hermosas palabras que nos han inspirado a través de nuestra historia: Jazak, jazak, venitjazeik. “Sé fuerte, sé fuerte y danos valor", construyendo un judaísmo vivo a través del estudio, de la acción y el compromiso.