Google

viernes, 8 de mayo de 2009

PARASHA EMOR por Rav Peter Tarlow


Esta semana nos dirigimos a la sección semanal que se llama "Emor". La van a encontrar en el Libro de Levítico 21:1-24:23. La parashá nos da una vista completa del año bíblico y sus fiestas religiosas. Según la tradición también nos da 63 de los 613 mandamientos. Al leer esta parashá para la primera vez muchos lectores se encuentran aburridos y se pregunta en donde hay las partes inspiradoras. No obstante, si la leemos desde un punto de vista filosófica y abstracta entonces nos damos cuenta que contiene muchas lecciones importantes.


Por ejemplo, considera la proposición que las fiestas bíblicas existen solamente porque escogemos que ocurran. Es decir, puede ser que la Biblia nos las mandó pero es para la humanidad llevarlas a cabo y darles los toques finales. Visto así el calendario bíblico no nos ha sido impuesto sino representa la el hecho que el ser humano y D'os son socios.


Es verdad que muchos de las religiones derivadas del judaísmo han aceptado el concepto que D'os gobierna y que los seres humanos son simplemente Sus vasallos; el judaísmo sigue otro camino. Desde la perspectiva judía no es que D'os es el actor y el ser humano el actuado, sino que hay una relación entre los dos, los dos son socios en el acto continuo de creación. D'os nos necesita en la misma manera que necesitamos a D'os. Buscamos a D'os y Él nos busca.


El judaísmo nos enseña que hay un papel único para el ser humano en realizar los eventos de significado cósmico. La parashá para esta semana nos exige que meramente esperemos que D'os haga pasar los eventos de nuestra vida personal y colectiva. En vez de aguardar a D'os es para nosotros hacernos en el socio de D'os, discutir con D'os, y tener una relación viva con D'os. El rezo en el judaísmo no es la magia sino la búsqueda de una relación significativa con El que es más allá que nosotros, es una relación que es intima y creativa a la vez.


La sección semanal para esta semana también habla del Ner Tamid (La llama eterna) Otra vez la primera lectura nos deja con dudas y una falta de inspiración. Sin embargo, al leerla una segunda vez nos muestra lecciones importantes. No solamente somos en el acto de la creación los socios de D'os, pero una parte importante de la creación es la persistencia. Ser un genio es saber combinar la sabiduría con la tenacidad y el trabajo continuo de la creación ocurre cuando somos los socios de D'os en el trabajo cotidiano y no muy glorioso que es la vida. El desafío para esta semana es encontrar la tenacidad y la persistencia de transformar el cotidiano en lo sagrado, nada fácil pero esencial.
Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M