Google

viernes, 15 de mayo de 2009

PARASHA B'HAR por Rav Peter Tarlow


Esta semana concluimos nuestro estudio del tercer libro de la Biblia, Sefer VaYikra o como se lo conoce en traducción castellana, el Libro de Levitíco. Terminamos el libro con un análisis de las ultimas dos secciones semanales.



Van a encontrar la penúltima, B'Har en Levitíco 25:1-26:2 y la última, B'Jukotay en Levítico 26:3-27:34. Muchas veces relacionamos estas dos secciones con la cuestión de ¿Quién controla la historia? Es decir . ¿meramente acontece la historia, la controlamos nosotros, o hay la mano de D'ós que la controla? Si es esto en vez de aquello, ¿hasta que punto actuamos en la historia?
Otra manera de leer estas dos parashiyot es verla como una presentación de teorías económicas. El concepto del "shabatón" (dando un año de descanso a la tierra para que pueda recuperar su fuerza nutricional) a la tierra para que la tierra también descanse es un concepto distintamente judía.



Aunque en un nivel superficial podemos leer el texto como algo que nos enseña de la agronomía y recuerda a sus lectores que si no cuidan su tierra la tierra no les producirá también podemos leer este texto como una lección en la importancia de relaciones interpersonales. Leído desde esta perspectiva es un aviso la irresponsabilidad en el campo económico provoca problemas políticas y sociales dentro de una sociedad.


Este texto unifica lo económico con lo social y con lo político y hasta con lo teológico y lo filosófico. Si leemos el texto con claridad vemos que da énfasis en el concepto que vivimos una vida de relaciones mutuas y que este concepto domina cada aspecto de la vida, desde la política hasta la económica. Es interesante notar que el texto no respalda ni el capitalismo puro ni el socialismo puro. Reconoce que todos tenemos necesidades económicas y tenemos el derecho de buscar la manera para satisfacerlas y también nos recuerda que tenemos una obligación moral de tratar a nuestro prójimo con la justicia y la dignidad.


Quizás nuestra memoria colectiva de la esclavitud resuena por el texto y nos enseña que debemos permitir la creatividad individual y a la vez debemos crear una forma de "capitalismo compasivo" que demuestra nuestro auto respeto y el respeto para con nuestros prójimos. Estas palabras son desafiantes sobre todo en los tiempos económicamente turbulentos. ¿Que opinan Vds.?


Rav Peter Tarlow es el rabino de Oneg Shabat, y director de la casa de Hillel de la Universidad de Texas A&M

1 comentario:

rsaltaren dijo...

En esta Parasha comprendo la necesidad de hacer un alto para dar la oportunidad del descanso y de recuperación a todos aquellos medios que nos han servido para obtener un provecho, en el fondo también es una pausa en el afán de cada día, para compartir ahora sin provecho, el resultado de nuestro esfuerzo, no solo el material si no que también espiritual. Este cambio nos ofrece un periodo de reflexión, un periodo para dejar las diferencias y acercarnos como uno más y con respeto a la naturaleza de las cosas, a nuestro amigos y familia y sobre todo a nosotros mismo con la ayuda de D's,