Google

martes, 24 de febrero de 2009

REFLEXIÓN DIARIA

Todo depende de nuestras sensaciones y de la correcta adaptación a la verdadera realidad, en lugar de a la ilusión, a la que sentimos por nuestros cinco sentidos.